El comienzo del 2016 no ha podido ser más emocionante, con fuertes bajadas gracias al pánico “arrastrado” de la bolsa china.

A ver, con cuidado que voy al toque

A ver, con cuidado que voy al toque

Y lo cierto es que es un año que a nivel macro viene cargado de cosas interesantes (o preocupantes, según el punto de vista): Continuará la bajada de los precios de las materias primas, continuará el reajuste de la moneda china frente al dolar, continuará la bajada de la bolsa china,…. pero habrá que tener el norte bien definido, porque puede ser de esos años interesantes si tenemos batacazo de por medio, ya que las buenas empresas continuarán haciendo negocio y ganando dinero. La economía ha sido toda la vida cíclica, y no creo que vaya a cambiar ahora.

De la bajada de las materias primas, poco más se puede decir. Además, es de esos temas que se trata recurrentemente, pero es interesante tratar de ver a algunos afectados. Del petróleo, veremos como tocará el corazón de muchas economías que dependen del mismo, especialmente Arabia Saudí, Rusia, Venezuela, Irán, Irak…. Algunos de ellos quedarán tocados y hundidos. Pero será bueno para las economías desarrolladas, que verán como baja uno de sus inputs claves, generando deflación de la buena (aunque para los archiendeudados estados europeos esto no es bueno). Pero ojo a otras materias primas: Cobre, acero, carnes, granos (trigo, aceite, etc). Esto puede afectar de forma realmente significativa a los emergentes, algunos de ellos ya bastante tocados en este 2015. Y es que la bajada de la demanda china está haciendo estragos en estos países. Es interesante ver como paises que en los últimos años lo han hecho muy bien, están empezando a ver problemas económicos de cierto calado. Ahí tenemos el caso de Brasil, cuyo principal cliente es China (“sólo” le envía el 20% de sus exportaciones). De hecho Brasil es el gran exportador latinoamericano a China, por delante de cualquier otra economía de la región. Y que duda que, que por extensión, esto también lo notarán los socios comerciales de Brasil…. En definitiva, las economías latinoamericas afrontan un año desafiante. Pero será también curioso comprobar como evolucionan algunas economías que han venido desafiando la ley de la gravedad, como es el caso de Venezuela, con un sector público inmenso e improductivo, dependiente totalmente del maná petrolifero que se acabó. ¿Colapsará? Pues probablemente. A ver si Pablo Iglesias puede ir a darles algunos consejos de como remontar el vuelo con semejante desaguisado. Pero no menos interesante será ver la evolución de los principales socios comerciales de China en el continente asiático notarán en mayor o menor medida el impacto en función de su concentración de exportaciones y de su grado de desarrollo.

En los paises desarrollados habrá que estar atento a ver que pasa con EEUU y si sigue subiendo los tipos. La FED no es tonta y sabe que los tipos de interés, como instrumento de política monetaria debe ser empleado teniendo en consideración otros elementos de la politíca económica y que quedan fuera de su control. La apreciación del dólar en 2015, unida a una posible devaluación del yuan podrían hacer aconsejable reducir el ritmo de la subida de tipos o dejar de subirlos. EEUU, como economía desarrollada se enfrente a los mismos problemas que ya viene enfrentándose Japón desde hace 25 años: Crecimiento raquítico, con estabilidad de precios y tipos próximos a 0%, con un endeudamiento público rampante (¿Lo pensarán pagar ? Yo apuesto por una quita cuando no puedan aguantarlo). Así visto, en Europa, tenemos una perspectiva similar, con tasas bajas de crecimiento excepto en España, aunque ahora también en España hay un a gran incertidumbre por el panorama político que ha salido de las elecciones, propio de una pelicula de los hermanos Marx, pero hecha realidad.

En definitiva, muchas cosas que pueden pasar. En cualquier caso, todas se concentran en una: China. Y cuidado que el gran problema de China no está en su bolsa, sino en todos los problemas macro que pueden tener. Como bien comenta Artero en El Confidencial, el mercado de valores Chino está lleno de jugadores de casino compulsivos, que no entienden ni saben de fundamentales. Por tanto, igual que la bolsa China se disparó en 1 año (basta mirar el gráfico desde mediados de 2014), puede que ahora corrija esa subida en gran medida.

Aunque yo no soy partidario de decir si la bolsa va a subir hasta tal punto o hasta el otro (por que es una pérdida de tiempo), si que parece evidente que este año habrá una volatilidad brutal derivada de esa incertidumbre, y que estará presente en todos los mercados. Y es aquí donde siempre me repito: Como inversores, de esta saldremos adelante y reforzados si tenemos claras las cosas y nuestro horizonte inversor. Comprar buenos negocios, empresas con poca deuda, gestionadas por gente decente, y con fuertes barreras de entrada. Eso no me lo he inventado yo. Las típicas empresas que compraría Warren Buffet o cualquiera de los muchos inversores value que hay (y que ha habido). Si tenemos una gran bajada en el ejercicio, será un momento excelente de comprar fuerte, aunque será esencial comprar con criterio. O apostar por fondos de calidad, con un buen track record y gestores de calidad.

Seguro que nos divertimos un montón. Muy atentos a los pequeños inversores, esos que tienen la habilidad de salir siempre escaldados por su falta de norte. Y es que el pequeño inversor da igual que le digas so que arre. Como baje, vende todo con minusvalías. Y cuando ya ha subido mucho, compra “porque está en tendencia”. Claro, luego resulta que palman siempre en bolsa. Pero lo cierto es que no se esfuerzan lo más mínimo en hacer nada para provecho de ellos. Y como no, siempre tienen esa “habilidad” de concentrar sus inversiones en 3 valores, alguno de los cuales tiene la habilidad de destruir de forma reiterada valor y de dar dividendos en papelitos (o papelinas), que generan un gran dependencia del pequeño inversor. En fin, que nos vamos a divertir en este año.