Esa es la pregunta que llevo pensando una y otra vez durante bastante tiempo. ¿Y eso de las criptomonedas? ¿No será uno de los muchos reflejos de que existe mucha gente que no sabe en que meter el dinero? ¿Será el Bitcoin (o es ya) el próximo tulipán de nuestros días? Vamos a comentar algunos temas en el presente post.

Fuente: Bespoke – https://www.bespokepremium.com/think-big-blog/

A ver, lo primero ¿Que son las criptomonedas?

Una criptomoneda es un medio digital de intercambio, es decir, una forma de realizar los pagos mediante un sistema seguro y anónimo. La diferencia frente a las monedas tradicionales es que su producción no se puede acelerar o frenar según convenga en el momento, sino de acuerdo a como tenga establecida cada criptomoneda. Y es que la capacidad de generación de nueva moneda es pública, está preestablecida previamente y no depende de la voluntad de un particular.

Pero no es que haya una única criptomoneda, es que hay montones…. Y ya hay gobiernos con planes de crear su propia criptomoneda, ya que es una forma de intercambiar dinero que irá ganando terreno frente a las formas tradicionales. Resulta la más conocida el bitcoin, pero está también etherum, etc. En definitiva, son muchas las que existen…. Y muchas más las que verán la luz los próximos años.

En las criptomonedas hay un entramado de agentes que verifica en todo momento que todas las transacciones son correctas. Estos agentes protegen el entramado mediante una serie de algoritmos y cálculos matemáticos que realizan con sus equipos para dar esa seguridad al sistema y a cambio reciben nuevas monedas de nueva creación con la que atender sus tareas de minado.

Pero cuidado, que es posible romper la red de seguridad mediante un sistema igual de potente que todos los que trabajan en el minado de cada criptomoneda… Y ya se están conociendo casos de robo de criptomonedas…. Y es que, en la tecnología, si hay algo cierto, es que siempre hay fallos de seguridad y puertas traseras. ¿Para que se creen Vds. que algunos gobiernos se están planteando crear ellos sus propias criptomonedas? Porque hecha la ley, hecha la trampa.

¿Cómo se generan las criptomonedas?

Pues mediante lo que se conoce como el proceso de minado, que básicamente consiste en realizar tareas de procesamiento de datos para la moneda de turno, de tal forma que, por tal labor, te entregan nuevas criptomonedas, como una especia de retribución por el trabajo realizado.

¿Cuantas criptomonedas pueden existir?

Pues tantas como nos dé la gana. Una criptomoneda realmente es una forma de transferir valor a otra persona, igual que cuando se realiza un pago por internet, se puede pagar en una divisa… o el equivalente en la criptomoneda que nos acepten. Pero el que una criptomoneda a largo plazo pueda ser reserva de algún valor dependerá de la aceptación que pueda tener por el público, pero también del empuje que le pueda dar el respectivo gobierno, de la opinión sobre la seguridad, sobre la facilidad/dificultad de realizar la minería, etc.

De todas formas, recomiendo a los lectores del blog que, sobre el tema de los usos de una criptomoneda, se revisen un artículo muy interesante accesible desde este enlace.

Ahora vamos al tema del valor, ¿Cuánto vale una criptomoneda?

Realmente, las criptomonedas pueden ser una nueva forma de usar el dinero, pero el problema es que quizás no tiene sentido que una, la primera, el bitcoin, valga tanto como se ha llegado a pagar por ella, si se pueden crear infinitas criptomonedas. Y al final, el valor de una y otra va a depender enormemente de la aceptación que cada una tenga y el volumen emitido de la criptomoneda. Eso será el aspecto realmente limitativo de cada moneda. Y no olvidemos otros factores limitativos, como pueden ser los legales.

Acabamos de ver como en China, las autoridades, han sugerido a las bolsas de criptomonedas dejar de operar. ¿Y si les da a los gobiernos por legislar al respecto de prohibir ciertas transacciones en determinadas divisas? ¿O la inversión en las mismas? Son temas que ni siquiera se han tocado y que deberían estar en el candelero. Veremos qué pasa cuando los gobiernos entren a legislar. ¿Y no será lógico pensar que también a los gobiernos les interese controlar las criptomonedas? Porque en ese caso las que están en circulación serán menos empleadas…

Si, desde mi perspectiva, estamos ante otra de esas burbujas que harán época. Es cierto que la criptomoneda es un concepto revolucionario pero como lo fueron en su momento los buscadores de oro, los tulipanes, las empresas de internet. Siempre pasa con los sectores que, aunque puedan suponer un gran cambio a medio y largo plazo, nadie sabe por donde va a dirigirse el sector.

Igual que con Internet, cuando a finales de los 90 se establecía que las empresas valían en función de las páginas vistas, aunque perdieran dinero a paladas. Aquello era una burbuja y acabó como acabó. Es indiscutible que las criptomonedas traerán consigo un importante desarrollo en las tracciones, pero el problema al final es el de siempre: Se pueden crear miles de criptomonedas, por lo que el apostar por una o por otra puede ser algo similar a jugar a la primitiva. El caso es que tengas suerte, porque si no, ya sabes lo que te toca: A palmar.