Pues parece que sí. Elvira Rodríguez nos tenía acostumbrados a dormir la siesta, pero el nuevo presidente parece que tiene claro que debe impulsar la actividad supervisora en defensa del pequeño inversor. Porque hay muchos frentes abiertos y mucha labor que hacer.

Sobre las nuevas generaciones de garantizados y no garantizados

La CNMV se ha puesto las pilas y ha comenzado a pedir mayor transparencia a las gestoras. Y es que el organismo pide que se explicite claramente al cliente que se puede dar el caso de que el cliente tendrá pérdidas en caso de reembolso anticipado. No es para menos, en un mercado en el que se han disparado las ofertas de fondos garantizados referenciados a Euribor 3M, pero en los que el cliente asume el riesgo que tendría comprar bonos a 8 años, aunque eso sí, referenciados a indicadores a corto plazo. Este tipo de instrumentos son ideales a nivel comercial de las entidades, porque permiten ofrecer una referencia conocida al pequeño inversor, pero asumiendo riesgos propios de inversiones a largo plazo.

Si hacemos un repaso, encontramos fondos de esta tipología en Caixabank, BBVA, Santander, Popular, Unicaja o Sabadell. Se trata de productos que pueden ser vendidos con argumentos muy propios de inversiones a corto plazo, como un plazo fijo, pero que incorporan un tremendo riesgo que no es, para nada, evidente para el pequeño inversor, y no es otro que el de duración de la cartera. Ojo al asunto porque podemos hablar de pérdidas de un 5% con que suba un punto la rentabilidad de mercado al plazo correspondiente. Y con tipos de interés en mínimos históricos, el riesgo de que esto ocurra puede ser muy elevado.

Existen productos alternativos que, con menos riesgos, pueden ofrecer al cliente una rentabilidad superior, sin embargo, las entidades financieras, con unas redes bancarias deficientemente formadas y una cliente que todavía está menos formado que la red bancaria, prefieren productos “facilones de vender”, en vez de apostar por la formación de la plantilla y de su clientela, que además, es una oportunidad de generar vinculación a largo plazo entre el cliente y la entidad.

Por tal motivo, el 19 de Enero de 2017 la CNMV ha publicado la guía técnica sobre comercialización. Podemos ver la explicación en la nota de prensa aquí. Otro de los riesgos a los que la alude la CNMV, y de forma totalmente cierta, es que estos productos tienen actualmente periodos de comercialización superiores a un mes y en este escenario de tipos de interés, puede hacer que el mercado cambie de forma notable.

Lo más interesante es que de ahora en adelante, todos los fondos de este perfil deberán incluir en su DFI la advertencia: ” LAS INVERSIONES A LARGO PLAZO REALIZADAS POR EL FONDO ESTÁN EXPUESTAS A UN ALTO RIESGO DE MERCADO POR LO QUE LOS REEMBOLSOS REALIZADOS ANTES DE VENCIMIENTO PUEDEN SUPONER PÉRDIDAS IMPORTANTES PARA EL INVERSOR.” No está nada mal. Pero no es la única perla. También los fondos con plazo de comercialización superior al mes deberán incorporar “DURANTE EL PERÍODO DE COMERCIALIZACIÓN INICIAL EL FONDO TIENE PERMITIDO NO VALORAR UNA PARTE DE SUS OPERACIONES, POR LO QUE PUEDE DARSE EL CASO DE QUE EL VALOR LIQUIDATIVO DE LAS PARTICIPACIONES EXPERIMENTE UNA VARIACIÓN RELEVANTE EL PRIMER DÍA DE VALORACIÓN (XX-XX-XX)”.  Cuidadín con esta última advertencia, que es peliaguda. Por no hablar de la gestión de conflictos de interés, que también se menciona en la guía.

Pero ahora viene lo gordo: Todas las advertencias deberán ser incluidas en la ficha comercial de los productos. Cosa que nunca se había hecho, y que encima, suele ser lo único que se leen los clientes.

Increíble pero cierto: La CNMV ha despertado de su letargo. Menos mal. Ya era hora de que se pusiera coto a estos productos basurilla, revestidos de aparente seguridad pero que pueden obligar a los clientes a estar cautivos durante muchos años por una presunta seguridad que no es tal. En 2016, Caixabank ha sido la más exitosa en la venta de estas cosas, pero al rebufo de su éxito comercial (vete tú a saber como se han comercializado….) le ha seguido todo el sector, casi sin excepciones. Y es que en productos de este estilo, no sólo se corre el riesgo de acabar perdiendo oportunidades de inversión, sino de que al final el cliente tenga que estar toda la vida del producto invertido en él si quiere rescatar integramente su capital, para que, finalmente, acabe rescatando el importe nominal de su inversión, que con cierta seguridad será menor que el valor real de la misma, por el efecto de esa inflación que ya empieza a acechar. Acaso, ¿Nos hemos olvidado del riesgo de inflación?

Operaciones vinculadas

En esa nueva línea de la CNMV, de despertar del letargo que roza la holgazanería, como diría Warren Buffet, tenemos que este día 19 la CNMV también  ha publicado la guía técnica sobre operaciones vinculadas. Podemos ver la nota de prensa aquí.

Este aspecto es esencial y es uno de los motivos por los que mucha gente sabe que las gestoras a veces “aparcan” activos indecentes en sus fondos de inversión, por mandato de la entidad financiera de turno. Que se lo pregunten a alguna entidad que ha empleado sus fondos de inversión para “aparcar” acciones propias ante la bajada del precio de sus títulos.

Claro, cuando tienes que vender algo y no sabes a quién vendérselo, se lo enchufas a tu gestora de fondos para que lo aparque en el fondo que sea. Esto ya se ha comentado en alguna ocasión en este blog. Presuntamente, con la nueva guía, no bastará con declarar el mero interés, sino que deberá quedar claro que gana la IIC con la compra/venta de activos en operaciones vinculadas, pero también que supone para la contraparte. Además, se deberá acreditar que el precio es razonable, sin el empleo de sesudos estudios pagados por la parte interesada para justificar que un elefante puede llegar a volar. También deberá constar quien autoriza efectivamente la operación vinculada, a efectos de responsabilidades futuras, y llevar un registro de las operaciones vinculada.

En definitiva, nuevos aires, necesarios para que las IIC vinculadas a grupos bancarios acaben por mejorar sus lamentables desempeños a largo plazo frente a otras IIC pertenecientes a grupos independientes.