Inversor despistado

Un blog de finanzas para gente normal

El comportamiento financiero de los inversores: Como la mejor decisión puede ser no decidir.

Hace ya tiempo reflexionaba en el blog sobre este asunto. Y es que el pequeño inversor tiene una irrefrenable tendencia a decidir cuando no debe decidir nada. Este año 2018 está siendo interesante, por cuanto se está produciendo una cierta polarización del mercado. El 2019 será seguro que más interesante, sobre todo con la crisis de deuda en ciernes. Este mercado al que nos enfrentamos pondrá a prueba la capacidad de aguante de los inversores. Y sus decisiones.

Que de cosas tan bonitas hay aquí…. ¡Parece que todo valdrá más mañana!

Algunos problemas que iremos viendo

A mediados de Noviembre de 2017, escribí un post sobre estos dos próximos años que nos esperan. Aquellos lectores que no lo hayan leído, recomiendo encarecidamente su lectura, porque daba las claves que para mí, van a ser fundamentales en este 2018 y 2019.

Hace un tiempo escribía sobre el problema actual que afrontan las pensiones en España. Un debate importante que cada poco acecha en la actualidad española debido a que los gobiernos buscan sólo remiendos temporales a un grave problema estructural. Ahí tenemos a un gobierno débil buscando parchear un problema muy grave. Veremos lo que aguantan las soluciones populistas. Ese será un riesgo muy a tener en cuenta en los próximos meses, no sólo en España sino en toda la UE, aliñado con alguna crisis de deuda soberana que deba ser calmada por la intervención del salvador financiero, es decir, del BCE. Aquí están dos temas (deuda y pensiones) que darán que hablar en Europa.

Pero no son las únicas crisis que creo que se verán. Para mí, otra crisis que podríamos ver en breve, es la que puede llegar a generar la inversión pasiva. Recordemos que todavía no ha sido testado un escenario de crisis en los mercados con unos volúmenes muy elevados como los que tiene actualmente este tipo de estrategias de inversión. Hemos podido ver recientemente en las correcciones de Wall Street como el mercado bajaba porque saltaba por los aires la volatilidad y eso hacía que comenzaran las ventas automáticas, que a su vez generaba una oleada de ventas y salida de dinero de ETF´s. En esos dos meses hemos visto las mayores salidas de dinero de ETF de la historia. Como señalaba Business Insider, la menor presencia de inversores value reduce la habilidad del mercado de prevenir las correcciones. Eso es lo que ha pasado. Hemos asistido a correcciones súbitas. Y más que veremos así.

El inversor paciente

Porque al final, resulta que cada vez más inversores apuestan por la inversión pasiva, pero lo hacen como inversión temporal, lo que hace que sean claros candidatos a realizar ventas en momentos de pánico. Y ello conlleve ventas masivas de los activos que replican. Esto es sin duda una clara señal de peligro, sobre todo, para su patrimonio.

Aquel análisis que hacía Álvaro De Guzmán en su momento y que se comentó en el blog, creo que es realmente acertado. La inversión pasiva puede ser ideal para un inversor que invierta a 50 años vista y no se mueva nada en esos 50 años. Pero para el resto de inversores no tiene que ser cierto. Lo único bueno que aporta la inversión pasiva es una ratio de costes bajos y sencillez, sobre todo para los inversores menos habilidosos. Es más, aquellos que apostamos por alejarnos de la inversión pasiva, creo que valoramos no sólo el poder batir al mercado (cosa con la que todo el mundo sueña y sólo unos pocos consiguen) sino también con reducir el riesgo (en términos de volatilidad) de nuestra inversión. Y este tema, el del riesgo, es algo que generalmente escapa al debate. Precisamente porque eso puede generar grandes oportunidades en momentos de nerviosismo del mercado.

Por todo, el problema de la cada vez mayor impaciencia de los inversores a la espera de recibir unos buenos resultados, unidos a un mercado un tanto zombie, al depender de estrategias pasivas de forma cada vez más llamativa, puede hacer que una gran corrección de mercado sea muy contundente y deje a mucha gente fuera durante bastante tiempo. Esto es lo que le pasa al minorista: Sale tras la pérdida y luego vuelve cuando ya pasó la recuperación. Total, que se queda con la pérdida y no recupera un duro. Así luego muchos clientes se quejan de malas experiencias.

Porque además, este mercado que se está polarizando hacia la inversión pasiva también está invirtiendo de forma masiva en grandes ideas de inversión (tecnología, megatendencias de mercado, etc), lo cual está haciendo que se estén quedando fuera del radar sectores completos interesantísimos. Esto tiene una derivada con algunos gestores, que están apostando por sectores olvidados y que ello está haciendo que obtengan malos resultados en 2017 y en 2018.

Seremos felices juntos para siempre. Como mi cartera de fondos indexados.

¿La mejor decisión?

Es ahí donde quería llegar. Los resultados sólo pueden ser considerados como razonables cuando hablamos de periodos de más de 5 años, idealmente 10 años en adelante. Y es ahí donde invertir con paciencia es algo que no está de moda. Se va cada vez más a ver los resultados del corto rabioso, pero no el desempeño a largo plazo.

Por eso, que siempre digo que sólo el inversor paciente tendrá buenos resultados a largo plazo. Porque tendrá templanza cuando el mercado suba…. y sobre todo, cuando baje.  Es ahí donde los inversores value tienen en general una idea y una visión más clara del largo plazo y de la importancia de la paciencia, algo de lo que pocos inversores pueden presumir. Sin embargo, no es menos cierto que un inversor en gestión pasiva seguro que tiene grandes resultados a largo plazo. Pero que deberá ser todavía más paciente.

Mucho me temo que las bajadas súbitas que hemos visto en este año no serán las últimas. Las habrá y de mayor intensidad.  No es que yo sea un fan de John Hussman, pero lo cierto es que estamos en un mercado cada vez más interesante. Y quizás sólo una estrategia value adecuada y mucha paciencia nos generarán buenos retornos. Sino que además, evitaremos cometer errores de gran calado. Pero ¿Está el cliente preparado para hacerlo una temporada peor que el mercado? ¿Está el cliente preparado para soportar correcciones de calado? ¿Está el cliente preparado para aprovechar las bajadas para incrementar su inversión?

 

Anterior

El regreso

Siguiente

El tiempo pone a cada uno en su sitio: Dos ejemplos radicalmente diferentes.

3 Comments

  1. Una reflexión muy interesante!

    Como siempre, difícil de predecir. Ray Dalio piensa que la crisis vendrá por la devaluación del dólar o por un conflicto social. Otros, por la deuda en emergentes. Otros, la deuda en Europa. Igual viene todo junto Lo que sí parece claro es que hay mucha gente preocupada.

    En cuando a los ETFs, son demasiado fáciles de comprar y vender, además de tener un volumen impresionante. Si cunde el pánico y las ventas de ETFs se disparan veremos unas caídas brutales. Ese será el gran momento de los value para salir a comprar.

    Un saludo!
    Mr. Lyn

    • Inversor despistado

      Muchas gracias. Sin duda, es todo imposible de predecir, aunque cada uno tenemos una visión. En mi caso particular, creo que el dolar todavía subirá mas, conforme se sumen nuevas subidas de tipos, lo cual, como en anteriores ocasiones, acabará provocando problemas en los emergentes. Y quizás, a la vez, en Europa, por el exceso de endeudamiento y la falta de políticas monetarias propias. En el apartado de los ETF, creo que podríamos hablar muy largo y tendido. Lo peor, para mí, es que no están testados en situaciones de fuerte shock del mercado. Es el auténtico peligro. Y sin duda, puede ser el momento value óptimo. Un saludo,

  2. Paquito

    Enhorabuena por el blog, interesante reflexión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desarrollado con WordPress & El INVERSOR DESPISTADO