Estamos asistiendo a una creciente popularidad de instrumentos de gestión pasiva, como son los ETF y los fondos indexados. Es decir, el mercado está dejando de “pensar” para convertirse en un zombie. Sin duda, una gran oportunidad para los gestores con capacidad de saber buscar oportunidades. Y es que el momento en que la gestión indexada ha alcanzado un volumen realmente importante (¿y preocupante?) ha llegado ya.

Aquí está toda la familia

Donde comienza el problema

El origen del auge de la gestión pasiva hay que buscarla en la incompetencia de muchos gestores profesionales de ser capaces de superar a sus índices de referencia. Si a esto les unimos unos, en general, altos costes aplicados a muchos fondos, el resultado es que difícilmente muchos de los fondos podrán batir a sus respectivos índices de referencia. Este es el caso clarísimo de los fondos distribuidos por las grandes redes bancarias, fondos generalmente super-comisionados y con una gestión pésima (aunque siempre hay alguna excepción), todo ello aderezado con el uso de los fondos para “aparcar” algún que otro muerto de la entidad de turno (léase compras de acciones para sostener cotizaciones o vender al fondo alguna “perla” imposible de vender a nadie).

Los fondos indexados tienen una gran ventaja: No tienen gestión. De hecho, lo único que tiene que hacer la gestora es limitarse a replicar el índice que toque. Por tanto, no hace falta analizar nada, y se ahorrar muchos costes de personal. A cambio, los costes son mucho más aquilatados. Un fondo de pequeñas empresas americanas puede tener unos costes inferiores al 0,5% (medido en términos de TER) frente a costes (también en términos TER) superiores al 2,5%. ¿Para que pagar 2 puntos a un señor que no conoces si te los puedes ahorrar y van directos a tu cartera? Y es ahí donde aparecen gestoras como Vanguard con unos costes muy reducidos y que están captando de forma masiva en el mercado por su bajo coste de gestión. Ishares también es otra de las relevantes, pero le sigue a mucha distancia.

gestion-pasiva2

Y aparecen los zombies

Porque la llegada masiva de liquidez a estos vehículos está provocando que el mercado, cada vez más, esté empezando a ser un auténtico zombie. Y que se ponderen compañías que no tienen que tener buenos fundamentales. Basta que estén en el mercado, lo cual está empezando a hacer que el mercado se vuelva zombie, eso sí, a bajo coste.

Muchos defienden que una gestión basada en estos vehículos puede ser más eficiente que una cartera de fondos de auténtica gestión activa. Puede ser si se le incorpora una serie de automatismos para el cambio de la cartera en función de las tendencias de mercado, pero al final, estamos subiéndonos a una espiral que, a medio plazo, podría acelerarse, precisamente por el brutal crecimiento de este tipo de vehículos. Los fondos de gestión pasiva, por definición, fomentan la deficiente asignación de recursos, y es ahí donde está su punto débil. Y ahora veremos cuales son algunos de esos problemas realmente interesantes.

Steve Bregman, de Horizon Kinetics, hizo recientemente una presentación muy interesante al respecto del mercado y de que forma se está volviendo un poco extraño. La puedes encontrar aquí. Como comenta el autor, parece que no tiene mucho sentido comparar un bono americano con uno ruso, si el primero renta el 1,7% y el segundo el 2,3%. ¿Pagar un 0,6% más sólo a costa de asumir alguna de las múltiples chorradas que se le pueden pasar a Putin por la cabeza? Pero bueno, no es lo único. Otro ejemplo es el bono a 10 años de Wendy´s (conocidísima cadena de hamburguesas norteamericana) que rinde el 6,9% frente al bono de la República del Líbano a 5 años al 6,2%. Yo tengo claro que alternativa prefiero. Pero el mercado de la gestión pasiva no. Porque el mercado ha perdido perspectiva.

La presentación de Steve Bregman es impresionante. Trata otros aspectos críticos como la liquidez. ¿Cual es la liquidez de tu ETF? Hay ETF que en todo un año tienen una rotación inferior al 5% del capital. ¿Y el día que alguien con una cartera importante en el ETF quiera vender? Pues aunque baja el valor liquidativo un 2% puedes tener una bajada temporal del 40%. O más, depende como esté ese día el mercado….

Pero no es el único riesgo. Otro que ya apuntábamos antes era el del excesivo peso en los índices por la gran capitalización o el elevado volumen de deuda. Una compañía puede ser enorme, tener malos fundamentales y estar sobreponderada precisamente por su gran capitalización. Este asunto también se trata en la presentación de forma pormenorizada. Por eso estos vehículos son auténticos zombies, realmente peligrosos si no conoces sus riesgos subyacentes.

Y que pasa con la gestión activa

Pues que está perdiendo cuota de mercado. Cierto es que hay poderosas razones para que la gente huya de estos fondos porque al final, no aportan más que el índice.

Pero es ahí donde encontramos algunos gestores de cierto talento que destacan sobre los demás. Y es donde está la parte interesante de esta industria. Siempre digo que esta industria es como cualquier otra: Hay gente buena, muy buena, normal, mala y muy mala. Lo más difícil, como siempre, es saber detectar ese talento e invertir con esa gente. El talento es escaso, y como tal, cuesta encontrarlo. En todas las industrias. Y en esta, más.

Que la situación del mercado se esté haciendo tan particular puede ser una enorme oportunidad para los gestores de gran talento, que los hay. Y para sus clientes. Sin duda. Ahora sólo queda buscarse un buen asesor.