Como ya comentábamos en este blog hace unos meses (artículo aquí), la CNMV, en su afán de despertar del más allá (para lo que quiere), se ha lanzado a ver que tal comercializan los fondos las entidades financieras. Muchos se han sorprendido de los resultados que ha arrojado el misterioso comprador, aunque es muy chistoso que resulte esto una sorpresa. Haciendo una comparación, es como sorprenderse de que caiga agua cuando llueve. Y es que el que se sorprende, o es por ignorancia o es porque se está haciendo el bobo. No hay más.

 

Pues para los interesados, podéis acceder a la nota facilitada por la CNMV desde este enlace. Ya nos hicimos eco en este blog de que comenzaban las “inspecciones” hace unos meses. De hecho, el tono del post era marcadamente irónico, y a veces, sarcástico. Señores, comenzar a ver que tal se comercializan los fondos 9 años después de que haya entrado en vigor MIFID I da tiempo a que la gente se sepa mejor la normativa europea que la tabla de multiplicar. Lo mejor es que se ha demostrado que no, que las entidades van a su bola, y cuanto más grandes, más a su bola. Sería muy interesante conocer los resultados por entidades, para ver si los planes de formación que tiene alguna entidad han dado sus frutos, ya que en este aspecto, tenemos entidades con planes de formación muy ambiciosos y otras que ni a estas alturas han empezado a formar a sus empleados.

Cuando menos es chistoso. Toda la prensa se ha hecho eco del famoso estudio.

Aspecto generales del estudio de la CNMV

Se ha empleado la visita realizada por una empresa externa a sucursales bancarias. Como bien se señala, se han analizado las indicaciones verbales dadas por las entidades financieras, “que constituyen muchas veces un elemento clave del proceso de decisión inversora“. Efectivamente, son un elemento extraordinariamente importante por la tremenda falta de cultura financiera del público.

Para ello, han realizado 450 visitas a 179 entidades financieras en 20 grandes ciudades. Y eso que, teóricamente, las entidades tienen a sus mejores profesionales en las ciudades grandes. Si hubieran ido a los pueblos seguro que la cosa había ido mucho peor. Fijo.

Los fallos detectados

Para evitar alarmar al público, la CNMV califica como “debilidades” las prácticas comerciales que han hecho algunas entidades, aunque la CNMV asegura que a cada una de las entidades se le han dado instrucciones precisas al respecto a fin de “mejorar” esas “debilidades”. Llama la atención que se les trate a los grandes con tanta pachorra, mientras que la labor inspectora de la CNMV suele ser férrea con las firmas pequeñas (Desde SGIIC hasta Agencias de Valores, pasando por EAFIs).

  1. Las entidades formulan recomendaciones implícitas de forma verbal, que el cliente recibe como asesoramiento. En definitiva, se presta asesoramiento sin que el cliente lo sepa, pero sin seguir la normativa que exige el asesoramiento. Este aspecto es muy importante, aunque sería interesante saber si en ese asesoramiento se ofrece al cliente información plena del producto, que posiblemente no será así. La nota es breve y no profundiza nada en un tema esencial. Ya lo decíamos en este blog: El estudio será muy superficial, para evitar ver la forma tan desastrosa en la que se aplica MIFID I.
  2. La oferta de producto se centra, esencialmente, en fondos de inversión. En el 90% de las visitas se ofreció fondos al visitador. Cuidado, porque esto no es un aspecto negativo, quizás, es muy positivo. Sin embargo, el problema estriba en como se aborda el ofrecimiento comercial. En este aspecto la CNMV critica que al cliente se le entregue la ficha comercial (que es bonita y se lee fácilmente) en lugar de el DFI (Información bastante árida y que se leen uno de cada 200 clientes). Lo correcto sería que, coincidiendo con lo que dice la CNMV, la información comercial incluyera todos los aspectos “feos” igual que los aspectos bonitos. Pero no, en la ficha comercial sólo se cuenta lo bonito. Y lo feo que lo descubra el cliente cuando vayan mal las cosas. Otro aspecto de que la información ofrecida es bastante sesgada.
  3. Las entidades sólo ofrecen fondos del propio grupo al de la entidad correspondiente. Al respecto, la CNMV dice que se deben hacer mención a los conflictos de interés, aunque eso jamás se hace. Las gestoras españolas dependientes de grupos bancarios brillan por su mediocridad patente: Venden fondos caros y que al final, están indexados. Para ello, mejor cómprate un ETF líquido o un fondo indexado barato. Y te ahorras pagar a unos succionadores de comisiones. ¿Alguien se ha preguntado la razón por la que los fondos de inversión españoles son los que menos inversores institucionales tienen de toda Europa? Pues porque, en general, son malos. No hay más.
  4. A los clientes se les da información insuficiente, especialmente en lo relativo a costes, comisiones y gastos de los instrumentos aplicados. De hecho, ¿Informa de esto alguna entidad? No. El coste es esencial, pero claro, como se detrae diariamente del coste del fondo el cliente no lo ve y así parece que es gratis, aunque no sea así. Y además, de lo que se trata es ganar mejor cuantas más comisiones, aunque esto no sea beneficioso a largo plazo para la entidad. Lo que cuenta es el corto plazo. Carpe Diem.
  5. No se explican adecuadamente los riesgos del producto al cliente, y sólo se resaltan las ventajas. Es evidente. No hay que hablar al cliente de los problemas, no vaya a ser que se asuste y no haga el fondo. Pero es más, cuando el comercial de la entidad hizo la simulación de si el producto ofertado era conveniente, y de esa simulación se sacó la conclusión de que el producto NO era conveniente, el comercial minusvaloró este hecho quitándole importancia. Olé, olé y olé. Usted métase aquí que cuando la cosa vaya mal, el que pierde el dinero es usted, que yo estaré muy tranquilo. Pero de momento, yo ya me he metido unas comisiones al bolso.

Conclusiones

Pues como ya anticipábamos en este blog hace unos meses, la inspección ha detectado fallos bastante graves, que es lo que motiva que, en general, la gente tenga miedo a las entidades y a sus consejos de inversión, porque no informan, sólo venden. Y les importa un comino tu dinero. Exactamente lo contrario de lo que consideramos que se debe hacer con el cliente desde este blog. Una relación cuidada con el cliente, buscando su bienestar a largo plazo, generará un retorno muy positivo, tanto para el cliente como para la entidad, y una alta tasa de retención, al tiempo que limitará tremendamente la marcha de clientes de valor a otra entidad. Pero las entidades siguen a lo suyo: Sacar las comisiones al cliente y si te he visto no me acuerdo.

Como no podía ser de otra forma, las entidades se han pegado unas risas con la CNMV, tal y como anticipábamos en aquel post de Julio. Las deficiencias en la comercialización son realmente graves, especialmente teniendo en cuenta que llevamos 9 años con MIFID I y aquí parece que sigue primando lo mismo: Vendemos fondos a cañón, ni formamos ni informamos al cliente. Todo da igual, excepto sacarle unas altas comisiones sin que el cliente se entere. En definitiva, el resultado parece que sigue el guión que anunciabamos desde este blog aquel día 11 de Julio de 2016, cuando publicamos el artículo. ¿Que se apuestan a que la CNMV no sanciona a las entidades visitadas?