Inversor despistado

Un blog de finanzas para gente normal

Invertir: ¿Cómo seleccionar una cartera de empresas y no hacer pifias?

Con este post daré mi opinión personal, aunque es algo que hay tanta bibliografía, y sobre todo, tan buena, que no quiero ser exhaustivo, sino aportar mi visión personal de como realizar una inversión personal en bolsa, para aquellos que quieran evitar la inversión en fondos de inversión o como una forma de complementar la inversión que realicen por medio de los fondos, vehículo que siempre he considerado como el más eficiente para llevar a cabo el grueso de operaciones de inversión a largo plazo (bueno, eso los que son eficientes, porque hay algunos fondos que son basura financiera).

Pues esto es más difícil de lo que pensaba...

Pues esto es más difícil de lo que pensaba…

En primer lugar, creo que la cartera debe estar diversificada. Aunque existe algún famoso inversor como Bruce Berkowitz que dice que la diversificación conduce a la mediocridad (y por extensión, a resultados similares o peores que los índices). Berkowitz ha construido su fondo de inversión con un nivel  de concentración impresionante: Basta ver como a mediados de 2015 su cartera está compuesta en un 58% por sólo 3 empresas. Mantiene otras 6 empresas que pesan un 25%. Y el resto, el 17%, liquidez, para aprovechar posible bajones en el mercado con el que lanzarse a por oportunidades. Bueno, este nivel de concentración en un fondo sólo lo puede hacer él porque es un auténtico crack. Lo de la liquidez, por si las moscas, una gran idea muy de los inversores value. Y que grandes resultados da en momentos de nerviosismo en los mercados.

Para un pequeño inversor debemos tener en consideración varios aspectos. En primer lugar los costes de transacción, que hacen que sea más eficiente acudir a la concentración de valores (dependiendo del volumen de la cartera, claro). Pero a partir de determinadas cifras, puede ser interesante irse a una mayor diversificación. Otro aspecto importante es el grado de conocimiento de las empresas. ¿Te has mirado los flujos de caja? ¿Has visto los beneficios? ¿Quienes son sus accionistas? ¿Que necesidades tienen estos accionistas? ¿Está presionada para pagar el dividendo? ¿Tiene activos con mayor valor de mercado de lo que está recogido en libros? ¿Los directivos son accionistas significativos? ¿Cobran muchos bonus por objetivos? ¿En el consejo hay independientes? En caso afirmativo, ¿Son realmente independientes o han tenido o tienen algun grado de vinculación con el consejo (porque puede ser que al final no sean nada independientes)?La verdad es que muchos de estos aspectos el inversor de a pie ni se los mira, ya que sigue pensando, en cierta medida, que la bolsa tiene un cierto componente de gran casino, donde al final puedes tener suerte si haces la apuesta adecuada. De hecho, el pequeño inversor siempre va a lo mismo: Sota, caballo y rey (o sea, SAN, BBVA y TEF). Un tercer aspecto relevante para este pequeño inversor es si está ( o no) demasiado pendiente de la bolsa. Cuanto mayor sea su dependencia es más probable que más propenso a cometer errores porque la gente tiende a ponerse nerviosa en momentos de tensión (de bajadas) del mercado. Es decir, cuando el mercado se hunde, es el momento de invertir la liquidez, no de hecharse para atrás. Por eso el minorista tiene tendencia a salir escaldado de la bolsa.

Hace unas semanas le comentaba a un cliente que empezaba a haber buenos precios en algunas empresas, tras las grandes caidas. Era el mes de Febrero. Y me dijo que ahora las cosas están de pena. Que lo mejor es no hacer nada, no vaya a ser que perdamos dinero. La primera regla de un inversor value es no perder dinero. Es comprar algo por menos de lo que vale. Y hay momentos en los que la bolsa ofrece esas oportunidades. Es cuestión de esperar. Y de tranquilidad. Yo le respondí que a ver que prefería: Si te tienes que comprar una casa para vivir, ¿Prefieres pagar 100.000 euros o 200.000 euros? Pues lo mismo con las inversiones. Pero ahí es donde chocamos con la cultura inversora española, que asocia la bolsa al gran casino. La gente tiende a hacerle un seguimiento a la bolsa casi diario. Cuando la gente compra un piso no se tira luego investigando todos los días si el valor de mercado del piso sube o baja. La bolsa, gracias a que abre todos los días, nos aporta liquidez y todos los días, en caso de necesidad, tenemos puesto en precio cada uno de los activos que tengamos. Porque la liquidez es el elemento que sólo se valora cuando no se tiene. Y entonces cobra una importancia brutal. Que se lo pregunten a los que han comprado pisos o solares y han querido vender en plena crisis: No hay mercado. Así que te lo tienes que comer con patatas. Sin embargo, la bolsa aporta liquidez.

Quizás lo peor de las inversiones es el desconocimiento. El otro día un cliente me decía que si el sólo compraba empresas del IBEX porque son las más prestigiosas. Si empezamos así, mal vamos. Las empresas del IBEX son lás más liquidas, pero no las mejores ni las más indicadas para invertir. De hecho, hay muchas cosas buenas fuera del Ibex. Un inversor que haya comprado un fondo de bolsa española generalista se habrá dado cuenta de lo fatal que ha ido. Porque el Ibex está totalmente bancarizado y el sector lleva 7 años recibiendo palos de distinta intensidad: Desde aquellos 15 euros a los que estuvo Santander (ahora 3,5) a los 390 euros de Bankia (ajustados por contrasplit) al euro escaso de ahora. Los palos han sido de distinta intensidad, pero en general, han sido brutales. Y a pesar de que ha habido empresas que han ido muy bien, las más relevantes han ido mal (o mejor, muy mal). Y por eso el comportamiento tan pésimo de este índice y de muchos fondos de bolsa española que al final, acaban replicando al Ibex.

Para construir una cartera hay muchas teorías. Como la del mono y los dardos. Si crees que esto es un rollo, deberías cogerte un listado completo de empresas de la bolsa y lanzar los dardos contra ese listado. De ahí, seleccionas 10 empresas e inviertes idénticas cantidades en unas y otras. Esta forma tiene una ventaja frente al Ibex: Fuera del Ibex hay más que Bancos, Repsol, Telefónica y demás. Y quizás des con alguna de las grandes empresas (no por tamaño) que hay en nuestra pequeña bolsa.

Mi visión de como construir una cartera es hacerla con entre 8 y 10 valores. De esos valores, pondría el acento de forma especial en una parte, entre 3 y 4, que serían los core, y cuya participación total podría rondar el 60% de la inversión, repartiendo el restante 40% entre los 4 a 7 valores restantes, dependiendo de la concentración que queramos darle. La parte core la dejaría para aquellos valores que me gusten por sus fundamentales claros y que esté cotizando barato por alguna razón justificada. Ojo a esto de alguna razón justificada. Mucho cuidado. Porque siempre habrá alguno que pensará que una empresa estilo Abengoa es un chollo ahora que está barata.

Además, deben tener poca deuda, una clara capacidad de generación de caja, y alguna barrera de entrada que dificulte que los competidores puedan hacerle perder negocio a medio plazo. Si encima lo gestiona una familia, pues mejor que mejor, ya que generalmente las familias empresarias tienen una visión de largo plazo. En la parte no core correría algún riesgo más. Apostaría por empresas en situación de reestructuración, o que coticen barato aunque tengan deuda pero exista una clara posibilidad de mejora, o bien empresas que pudiera haber pensado para mi cartera core pero que al final encontré otras mejores. Por cierto, en esa cartera, un valor que debemos tener en cuenta es la liquidez. Si, para mi la liquidez en un valor en sí mismo, porque es brutal en momentos de estrés. Es decir, una parte de la cartera debe tener liquidez dispuesta para invertir en caso de bajón del mercado. Para mí, sería un valor core, es decir, le dedicaría una parte importante, porque es ahí, en pleno caos, donde aparecen las grandes oportunidades. Para mayor aclaración, mi opinión sobre la liquidez disponible es que esta debería rondar entre el 15 y el 20% de la cartera. Y fusilarla tan pronto como hubiera una corrección superior al 15%. Una vez que el mercado recupere, habría que pensar en volver a disponer de un nivel de liquidez adecuado.

Otro aspecto esencial de la cartera es mirarla lo menos posible. Idealmente, una vez al año. Dos veces al año como mucho. Y revisar los fundamentales de todas las empresas. ¿En que han variado? ¿Como han desempeñado las empresas? ¿Ha habido alguna de las buenas que ha bajado más de precio y encima ha mejorado fundamentales? A lo mejor hay que incrementar peso en ella. Sí. Aunque haya bajado. De hecho, mejor, que así compramos más barato. Y es que mirar poco la bolsa te puede ser de gran ayuda. Cuanto más la mires, peor, porque la gente tiene tendencia innata a incrementar la operativa en bolsa. Y eso sólo sirve para pagar más comisiones de bolsa al broker, al banco y a BME. Y además, incrementa las posibilidades de meter la pata. Por eso es importante hacer una buena selección de valores. Que no significa que no haya que cambiar cada cierto tiempo alguno de los valores, ya que de hecho, las empresas mejoran o empeoran sus resultados, la cotización sube o baja sin motivos aparentes…..

Justo lo contrario de lo que piensa el pequeño inversor, que siempre que tiene algo invertido en bolsa lo mira todos los días. Y al final se hace daño, porque opera más de la cuenta y lo que hace es incrementar los resultados de las entidades financieras.

Quizás al final el peor enemigo del inversor es él mismo y sus sentimientos. Por eso aconsejo habitualmente conbinar la inversión de fondos buenos junto con la inversión directa en bolsa, pero destinando a esta parte un importe reducido de la cartera.

Anterior

Manual de cómo enchufar a los amiguetes: Buen gobierno corporativo reinterpretado

Siguiente

Y llegó el gran ajuste bancario: Nadie se atrevía, hasta que salió el Santander

2 Comments

  1. Genial!! Las principales claves del inversor value creo que estan perfectamente explicadas en este post, en el que el autor apuesta por la inversion sencilla y logica en el que el control de nuestras emociones tiene mucha importancia.

    • Inversor despistado

      Muchas gracias. Efectivamente, el análisis se realiza desde una perspectiva de búsqueda de valor. Y como siempre, las emociones, son elemento esencial que hace que el pequeño inversor acabe patinando. Un saludo,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desarrollado con WordPress & El INVERSOR DESPISTADO