Recientemente, tuve ocasión de asistir a la presentación de una gestora de fondos sobre sus perspectivas de inversión. La verdad es que me llamó la atención alguna de las preguntas que lanzaron al auditorio, como la de que si considerábamos que existía una burbuja en los activos de Renta Fija.

¿Cuando estallará la burbuja de la Renta Fija?

Lo sorprendente es que fui la única voz que opinaba que sí, que estábamos ante una brutal burbuja de tipos. Ellos, amablemente, me contradijeron y dejaron claro que la opinión de la gestora era que no, que no existía una burbuja en la Renta Fija.

Las motivaciones de cada uno

Pero claro, luego lo pensé y me dí cuenta de porqué ellos creían que no existía tal burbuja. En el fondo, estaba la idea de querer “vendernos” sus ideas del contexto actual, teniendo muy en consideración que ellos son gestores, fundamentalmente, de Renta Fija. Y no les conviene que la gente se aperciba de que estamos ante la mayor burbuja financiera de la historia, provocada por las intervenciones de los diversos Bancos Centrales, inflando el precio de los bonos hasta niveles insospechados. Aunque no sólo eso, sino que muchos activos se encuentran actualmente totalmente sobrevalorados, a consecuencia de esa riada de liquidez con la que el Draghi mantiene al mercado en vilo. Es la metadona de la economía.

Pero esta gestora no es la única de esa corriente de opinión, vete tú a saber por que motivos, aunque ya nos los imaginamos. También hace un tiempo, encontré un artículo en Expansión que defendía y demostraba una teoría en línea con esas ideas. Y venía a decir que, a largo plazo, el inversor en un fondo de Renta Fija no tiene porque perder si “aguanta” en el fondo un plazo igual a la duración media de su cartera. El artículo lo puedes encontrar aquí.

¿De que horizonte temporal hablamos?

Que decir tiene que eso es totalmente correcto: Si esperas a que transcurra la duración media de la cartera, recuperarás, al menos el capital (siempre y cuando no haya otros sustos y la duración de la cartera no tenga mucha dispersión), pero entonces nos estamos olvidando de otra cosa. Y es ahora cuando hablamos del horizonte temporal de tu inversión.  Hablamos de inversión en activos de renta fija con vocación de largo plazo. Y en ese caso, si nos ponemos un objetivo de rentabilidad prudente…. Como por ejemplo de un 1% anual y tenemos la suerte de encontrar (que esta esa es otra) un fondo con bajísimas comisiones, nos tendremos que ir a una duración media ponderada de la cartera del orden de 9 años.

Y ahora viene lo bueno… Tendremos que estar 9 años metidos en el fondo para sacar un 1% anual (que en total, y sin capitalizar, vendrá a rentarnos por el total de los 9 años un 9%). Visto así, parece bastante estúpido invertir en RF… Los ciclos bursátiles duran menos y para ello, te compras una cartera de buenos fondos (o acciones adecuadamente diversificadas) y en exactamente el mismo plazo, vas a ganar varias veces lo que ganarás con la renta fija.

Pero…. si es tan simple, ¿Por qué la gente y las gestoras no venden fondos de renta variable pura y dura? Pues muy sencillo: Porque es mucho más fácil de vender al cliente la idea de la seguridad, ya que al hablarle de “Renta Fija” el cliente puede pensar que hay algo “fijo” en su inversión. Y no es así. De hecho, puede ser menos variable la renta variable que la renta fija. Porque la Renta fija puede verse enormemente condicionada por diversos factores que no tienen porque afectar a una cartera de renta variable adecuadamente diversificada: Riesgo de crédito, riesgo de tipos de interés, riesgo de contraparte, riesgo de inflación, …… Y sólo me refiero a los riesgos propios de la RF y que no se dan en la RV (el de tipos de interés se puede dar en empresas especialmente apalancadas ya que puede destruir una cuenta de resultados). En estos niveles en los que nos movemos ahora, la RF es un activo sólo apto para buscadores de emociones fuertes.

Cada cual a lo suyo

En definitiva, vemos como muchas empresas al final lo que hacen es seguir defendiendo su negocio, lo cual es lógico, pero conviene ser transparente y claro en la explicación al cliente. Alguna de las ideas ya tratadas ya fueron comentadas en este blog hace algunos meses, en este post.

Y de ahí que salgan en tromba a defender la virtud de unos tipos que, en algún momento, subirán. Y crearán un roto considerable a muchos inversores que verán como la única forma de ver recuperar su capital es dejar que pasen unos cuantos años hasta que vence la cartera de deuda que tiene su fondo….. Amén de si no se ponen de manifiesto riesgos de crédito de por medio derivados de esas subidas de tipos en emisores muy apalancados.

Basta ver que ha pasado en momentos recientes para ver si esto es o no es peligroso. Este primer gráfico muestra los tipos de interés de la deuda americana en los últimos 225 años (pinchar encima de la imagen para que se abra una nueva ventana emergente con la imagen a tamaño ampliable):

Y este otro gráfico, los tipos de la reserva federal de los últimos 60 años (pinchar encima de la imagen para que se abra una nueva ventana emergente con la imagen a tamaño ampliable):

En fin, los signos de la peligrosidad de la Renta Fija, están ahí. Cada cual ya es mayorcito para tomar sus decisiones. Y es que tenemos una retirada progresiva de los estímulos en Europa, el comienzo de una subida de tipos en EEUU, bonos corporativos cotizando en negativo en plazos largos, especialmente algunos de empresas con elevado apalancamiento….. Es un caldo de cultivo fantástico para un tortazo épico. Pero bueno, sigamos alimentando el monstruo de momento (hasta que nos devore). Ya no voy a hablar de regresiones a la media y otras cosas del estilo.

Pablo García de Carax-Alphavalue dijo hace unas semanas: “El problema no es cuándo retire los estímulos [Draghi] sino cuando empiece a comprar menos. Cuando eso suceda los mercados serán bajistas. Me preocupa enormemente porque hay una burbuja de bonos soberanos y corporativos. Está repuntando la inflación, no tenemos crecimiento, y los bonos están en una situación muy compleja. Tenemos una situación de unas repercusiones enormes que no estamos barajando todavía.” Y esa opinión es plenamente compartida por este blog. Que viene el lobo.

Al final, siempre digo lo mismo: El cliente debe tener a su asesor personal, que le permita guiarse en la complejidad del mundo financiero. Es la única forma de evitar conflictos de interés. Esta figura, el gestor independiente (que podría ser alguien de una entidad financiera, pero bajo los estrictos criterios que MIFID II marca para el asesoramiento real), será un valor al alza en el contexto al que vamos, con la llegada de la directiva europea. Veremos como queda la implantación de la normativa, que está por verse ahí estará la parte mollar de la directiva.

Así que ya saben,…. ¡Compren renta fija y disfruten de una experiencia única!