Inversor despistado

Un blog de finanzas para gente normal

La cultura financiera. Poco interés por aprender.

Un tema que suelo comentar a menudo es la falta de cultura financiera que tenemos en España. Es un grave problema social y que debería ser tratado al más alto nivel, porque es un problema de tipo educativo. Pero es uno de los temas que más podrían influir en la gestión de la riqueza, de la forma en la que gastamos y ahorramos.

No queremos escuchar ni verte... ¡Somos felices así!

No queremos escuchar ni verte… ¡Somos felices así!

Existen algunas asociaciones, como EFPA, que están realizando alguna iniciativa loable en este sentido, de educar a la sociedad, pero a todas luces insuficiente ante el nivel del problema al que nos enfrentamos. Un mejor conocimiento de todo, desde la forma de invertir, de la operativa con productos financieros hasta cosas tan sencillas como llevar la contabilidad de la casa en un excel, por poner un ejemplo de algo sencillo para la mayoría de las personas, tenemos mucho camino que recorrer. Basta leer este artículo de una acción de EFPA en Andalucía. Y eso que ya hablamos de colectivos con un cierto nivel de formación, a los que se le supone un mejor conocimiento de la cultura financiera que a otros colectivos más desfavorecidos.

Sin embargo, este tema se suele eludir completamente en el debate político. Y es que la educación siempre se ha considerado un terreno especialmente interesante para aquellas formaciones políticas interesadas en el adoctrinamiento de los más jóvenes. Sin duda, no hay nada mejor que enseñarles desde pequeños de forma sesgada para que cuando sean adultos se conviertan en personas desinformadas y con una visión alterada de la realidad.

Para mí, fue realmente un shock llegar a la universidad y estudiar historia económica. De pequeño, me acuerdo de como nos “enseñaban” en el colegio los graves problemas de la revolución industrial. Cómo se explotaba a niños, con jornadas inagotables de 14 horas y cómo se les pagaba una miseria, como a sus padres, en la fábricas de la revolución industrial. Era el infierno en la tierra. El trabajador no tenía alternativa. Sin duda, no creo que aquello fuera adecuado, pero lo hablo desde los cánones de nuestro siglo, del momento actual. Hoy alguien que trabaje 14 o 16 horas de forma habitual sería todo un esclavo. Pero en aquel entonces las cosas eran distintas. Porque la alternativa a la revolución era seguir viviendo en el campo, donde al final la gente trabaja las mismas horas o más, y los hijos, igual. Pero en el campo ganaba varias veces menos. Por eso, a pesar de las penosas condiciones laborales había una inmensa migración hacia las ciudades. En definitiva, la gente iba a que la siguieran explotando, pero ganando mucho más. Por tanto, las cosas no eran tan malas. De hecho resulta de cajón: ¿Por qué la gente iba en masa a la ciudad? Porque compensaba. Sin embargo, como parte del adoctrinamiento que se nos imparte en la educación, tenemos la visión del político de turno. Hagan esto extensivo a como un político nacionalista puede tergiversar la historia para que los chavalines acaben tragándose sus sandeces. Todos los esfuerzos de los políticos no se centran en mejorar la formación de sus ciudadanos, sino en mejorar la deformación educativa de los mismos. Una pena.

¿Por qué no se establece formación en economía familiar y en educación financiera? Una mala educación financiera puede condenarte, literalmente, por una mala decisión. Pensemos en aquella gente que compró un piso en plena burbuja  y pagó 9 años de salario. Esa persona tendrá que dedicar 4 años íntegros de su salario a atender los excesos de la burbuja. Y ojo, que hablamos de dedicar años íntegros de salario. Imaginen una persona que trabaja, paga el colegio de sus hijos, …. pero que durante 4 años no puede gastar nada porque ha cometido un grave error. Será más pobre. O tendrá que soportar disgustos porque no puede atender los pagos y ver como le ejecutan su casa por no haber tenido una adecuada formación financiera. La de disgustos que se ahorraría la gente si tuviera algunas nociones de economía. Está bien que se forme en literatura, en filosofía, en matemáticas, en ciencias sociales, y en tantas otras disciplinas, pero….. ¿Cómo no se educa a la gente en afrontar el reto que es dirigir sus propias finanzas? Si es que es algo que irremediablemente necesitarán conocer porque tendrán que afrontarlo. Quizás no vuelvan a leer a ningún filósofo, a ningun autor literario, quizás no vuelvan a preocuparse de como se llaman los ríos de España, pero necesitarán tomar decisiones económicas muy importantes en su vida, para las cuales no están preparados.

Pero hay más. La gente, por esa escasa cultura financiera concibe la inversión en bolsa como el gran casino, donde las cosas te pueden ir bien o mal. Y no es así. La bolsa cotiza los acontecimientos de las empresas, que pueden ser buenos o malos, pero que generalmente hace que la bolsa suba a largo plazo, como lo suelen hacer las economías de los países. Además, la bolsa es la única protección posible en caso de un default de la deuda soberana o de la inflación. Comprar buenas empresas, con flujos recurrentes de caja, con negocios aburridos y predecibles, que vayan a seguir haciendo lo mismo dentro de 10 años es lo que nos puede ayudar no sólo a proteger nuestro capital, sino a obtener una revalorización a largo plazo. La clave está en la paciencia y en no confundirse con que la bolsa es el gran casino. Por eso es necesario invertir aquello que se pretende ahorrar a muy largo plazo. ¿Que opina de esto la gente? Que es de locos. El cliente español es extraordinariamente conservador, pero conservador por ignorancia financiera. Estas cosas debieran explicarse en la escuela y enseñar a invertir a largo plazo. Mis primeras acciones las compré con 10 años. Corría el año 86. Luego vino el crack del 87. Pero no vendí. De hecho, seguí comprando más acciones con las propinas y regalos que me hacían, y con los dividendos que cobraba. Siempre me pareció más interesante eso que cobrar un 8% que me daban en el plazo fijo de la época. Y que puedo decir: Fué lo mejor que pude hacer. Todo gracias a que mi familia siempre ha opinado lo mismo: La inversión a largo plazo en buenas empresas es la mejor forma no sólo de obtener una buena rentabilidad. Sino que también, cuando llegan las crisis, aparecen las grandes oportunidades de inversión.

¿Algún día se formará en las escuelas para que los niños aprendan estas cosas básicas desde pequeños? Ojalá, porque será la forma de que avancemos como país y evitemos escándalos financieros como los que hemos visto en diversas entidades financieras y no financieras en España en los últimos 40 años.Y es que necesitamos más finanzas, menos fútbol y sobre todo, menos cotilleo.

Anterior

El difícil entorno actual de la banca: El cambio estructural que viene

Siguiente

Mifid II: Ya están tardando.

4 Comments

  1. Nombre (necesario)

    Cuanta razón. Si en las escuelas se enseñaran estas cosas no habría tanto negocio para otros, quizas por eso no se enseñan.

    • Más que por un tema de negocio, creo que es un tema ideológico. La clase política suele ser manifiestamente incompetente. ¿Como esperar que un incompetente mejore la educación? Igual que si ponemos a un párvulo a dar clases en la universidad… sería absurdo. Y eso deriva en que la educación no puede ser buena. Insisto, no creo que se deba a un tema de intereses económicos, sino de incompetencia profesional de la clase política.

  2. Uno

    Enhorabuena por el blog. De lo mejorcito q circula ahora por la red.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desarrollado con WordPress & El INVERSOR DESPISTADO