Inversor despistado

Un blog de finanzas para gente normal

La esclavitud del plazo fijo. Y el sopor que da el no intentar cambiar.

El otro día comenta con un amigo lector del blog uno de esos temas que me suelen llamar persistentemente la atención. Y no es otro que la persistencia del público de no hacer el más mínimo esfuerzo por formarse ni por informarse. Es mejor ir a lo seguro (mejor dicho, lo que ellos creen que es más seguro) que a lo desconocido. O si se prefiere, aquello que requiere un esfuerzo por aprender.

¿Estás cómodo con el plazo en el banco?

“Delegando” las decisiones importantes

Es cierto que el público ha sufrido muchos años las barbaridades cometidas por la banca. Pero no es menos cierto que esas burradas han sido facilitadas, en gran medida, por la “delegación” del público sobre sus decisiones de inversión en el “director” del banco. Y es que esto al final, no trasluce más que una cierta pereza, por no decir holgazanería, por estudiar que hace uno con su patrimonio, como siempre nos recuerda el maravilloso Warren Buffet.

La gente se pasas días, meses, buscando ahorrar en un viaje. Recorre cientos de kilómetros y webs para conseguir ahorrar 1.000 euros en la compra de su coche. Va a 3 supermercados diferentes por ahorrar 2 euros en la compra diaria. ¿Está eso todo mal? En absoluto, es totalmente correcto y más que razonable. Pero resulta absurdo hacer eso y luego tener 100.000 euros en el banco en la cuenta corriente o en un plazo al 0,10%.

¿Pero Vds. han pensado en qué hacer con el dinero? No, queremos seguridad. Bueno, eso es otra cosa interesante. ¿Y en que se basan para pensar que está más seguro en el banco que en otro sitio? Bueno, usted ya sabe, te dicen, que está el Fondo de Garantía de Depósitos. ¡Ah! ¡Sí!, ese que hasta este año ha tenido que estar viviendo de los recursos prestados porque no tenía dinero en su momento para pagar las garantías que había asumido. Y que si se diera una quiebra de una entidad como era el Popular “sólo” le hubieran hecho un roto de 30.000 milloncejos de euros. ¡Eso es más seguro! Claro, y vete tu luego a ponerte a la cola y que te paguen a los 2 años…. Sin intereses y con inflación a tu costa. Ummm… vaya negocio. Sí, pero que yo no quiero líos, te dice la gente. Yo tampoco, por eso invierto.

¿Y la gente no se preocupa de su patrimonio?

Cuando algo como es la inversión en bolsa y mercados te resulta desconocida lo mejor resultaría buscarse asesoramiento independiente y profesional…. Pero tampoco. Porque cuesta. Claro, si un asesor te cobra un 0,6% o un 0,9% de tu patrimonio (dependiendo de volúmenes) dirás que es muy caro. Pero la gente no observa el tremendo coste de oportunidad de estar perdiéndose revalorizaciones anuales del 5-10%, dependiendo de la exposición a bolsa y del sesgo de tu cartera. Es más seguro el plazo al 0,10%… O comprar un piso, una de esas inversiones que siempre equiparo a una preferente. Sin contar lo que ya se ha comentado en el blog relativo al pésimo tratamiento fiscal de la vivienda en España, auténtica fuente de ingresos para una administración pública parásita y dedicada a succionar ingentes recursos a una sociedad aturdida por el falso estado del bienestar y su nula cultura financiera.

Al final, resulta que todo acaba desembocando en lo mismo. El cliente de plazo invierte en plazo porque lo ha hecho toda la vida, no conoce nada más y siente un terror extremo a perder dinero, aunque sea algo circunstancial. Este inversor suele olvidar un grave riesgo que afronta el plazo tradicional, y no es otro que el riesgo de crédito de la entidad. Pero bueno, total que más da.

El inversor en mercados sabe que a corto plazo, incluso a medio, puede haber notables pérdidas si se dan algunas circunstancias. Pero la recompensa viene a largo plazo, en la que se consiguen retornos estupendos siempre que se haya sido capaz de tolerar esa volatilidad.

Algunas claves de la inversión

Y es que en el mercado muchas veces hay que hablar de temas sumamente sencillos. Por eso, hay una cosa que no falla: La paciencia. Ser paciente y hacer lo contrario que hacen los demás es una parte del éxito. Pero también estar adecuadamente diversificado, o entrar mediante fondos de inversión adecuadamente gestionados por personas honradas y con un buen track record. Y si hasta eso te da pereza, selecciona algunos fondos pasivos y haz frecuentes rebalanceos utilizando las técnicas adecuadas.

Si al final las cosas no son tan complicadas, pero lo esencial es la paciencia. Porque tras tantos años en estas cosas, no deja de llamarme profundamente la atención la forma de reaccionar de la gente, que se pone nerviosa cuando el mercado ya ha caído, y saca el dinero “no vaya a ser que lo perdamos todo” y vuelve a entrar cuando el mercado ya ha subido “ahora ya ha pasado el bache), pero mientras tanto se han perdido la fabulosa recuperación y es por lo que el pequeño inversor que hace estas operaciones acaba siempre perdiendo dinero en bolsa. Porque no hay nada peor que pensar que la bolsa es un enorme casino. Y es que los que hacen estas cosas, siempre acaban pensando en las películas de Hollywood en las que se da la sensación de que la Bolsa es una especie de casino-bingo, cuando en realidad las cosas no son así.

Otra de las claves es tener claro los objetivos de inversión. ¿La gente tiene claro que hacer con el dinero? Para nada. Y esto es otro de los diversos aspectos que requiere foco por parte del pequeño ahorrador. ¿Qué horizonte de inversión tienes? ¿Tendrás alguna necesidad específica en un plazo corto o medio? Pues no. Muchos ahorradores piensan que no pueden comprometer parte de su patrimonio a un horizonte temporal (lo cual no significa que se queden en situación de iliquidez), de hecho, piensan que pueden necesitar todo en un determinado momento, pero que no saben si ese momento será dentro de 1 año o dentro de 25. ¿Y necesitarás todo?

Pues resulta que sí. O sea, que tienes 150.000 euros o 500.000 y, de golpe, los necesitas dentro de 1 año o 2 años. No se sabe para qué. Pero es un ansia de control absoluto sobre eso. Como que al invertirlo en el mercado acabas perdiendo el control de tu dinero. ¿De veras que crees que es así? Pues sí, tal cual. Es como una extraña sensación de miedo extremo. ¿Pero conoces lo que es un fondo? No, pero tampoco me interesa. Pues muy bien, así acabarás, ayudando a los gobiernos europeos en connivencia con el BCE a financiar esas montañas de deuda soberana que, en algún momento en los próximos 20 o 30 años, dará algún “sustito” (léase reestructuración).

“El letargo que raya en la holgazanería, sigue siendo la piedra angular de nuestro estilo inversor”

Me encanta esta frase de Buffet, porque define milimétricamente el estilo inversor de la mayoría de los ahorradores. Ni les interesa ni les importa lo que pase con su dinero. Sí que se preocupan de ir ahorrando, acumulando, pero no determinan una política de inversión para esa montaña de ahorro. Lo importante es acumular, sin más.

En este caso hasta se podría recordar la frase una conocida marca de neumáticos que decía “la potencia sin control no sirve de nada“. Y así es. Puedes ahorrar muchísimo, pero, si no tienes un control sobre cómo se invierte ese ahorro, es muy seguro que alguien con mucho menor esfuerzo de ahorro consiga a largo plazo un monto de capital muy superior al tuyo por el mero hecho de haber estudiado y fijado una determinada política de inversión, en la que habrá tenido que emplear bastante tiempo y esfuerzo para poder conocerla adecuadamente o haber contratado a alguien para que se lo haga.

Al final, en el tema de la planificación financiera, las cosas son como en todos los sitios: El que se lo trabaja, tiene resultados. El que le importa poco su ahorro, acaba fracasado, aunque haya conseguido ahorrar mucho durante muchos años…

Anterior

La inversión pasiva y los retos de la industria de gestión de activos

Siguiente

Bitcoin, criptomonedas en general y tulipanes ¿Será que hay una gran burbuja de liquidez?

4 Comments

  1. Magnífico post.

    Lástima que lo leamos lo ya informados.

    Casi que mejor.

    Saludos.

    • Inversor despistado

      Muchas gracias por su comentario. Realmente, sobre los lectores del blog, me gustaría precisarle que no siempre lo leen personas con cierto nivel de conocimientos, ya que existe un tráfico muy importante de lectores provenientes de facebook con un nivel de cultura financiera media-baja, y que suelen hacer consultas realmente interesantes. Efectivamente, también en el blog hay bastantes lectores que poco hay que explicarles al respecto de los temas tratados, pero bueno, al fin y al cabo, el objetivo de esta web es la difusión de la cultura financiera y del aprendizaje de la misma.

      Un saludo

      • Me alegro de que aquellos lectores con cultura financiera media-baja aprendan algo, pero me remito a mi experiencia y yo no veo a tanta gente que abandone el plazo fijo o el Fondo que les ofrece el empleado del banco.

        Lo decía también en tono de broma ya que cuanta más gente invierta en bolsa, más caros se pondrán los precios, jeje.

        Saludos.

        • Inversor despistado

          Realmente el proceso de migración del cliente de plazo a fondo ni es rápido ni es el adecuado. Se va produciendo un incremento de la cultura financiera pero que es sumamente lento, en cuanto a velocidad. Por ello, sí que hay cierta gente que se va animando al cambio, aunque la que da el paso, lo hace por diferentes motivos. Desde el que se informa por medio de sus hijos, familiares, hasta el que se informa por blogs de internet o el que lo hace por “consejo” del bancario de turno. Este último es el más peligroso porque en el sector financiero, la capacidad de asesoramiento de la redes es ridícula, ya que en muchas ocasiones los empleados ni cuentan con la debida formación ni con el interés personal necesario por aprender, tan necesario para ser un excelente profesional. El caso es que, al final, el cambio del ahorrador de plazo al inversor de fondos adecuadamente formado, se va produciendo, aunque, por desgracia, no con la debida rapidez.

          Que duda cabe de que si todo el mundo hiciera el cambio, nos encontrariamos con un mercado cada vez más alcista. Y sin duda, más caro. Saludos,

Deja un comentario

Desarrollado con WordPress & El INVERSOR DESPISTADO