Siempre me llamado la atención las cartas de derechos. Sin duda, la carta de los derechos humanos, o la carta de los derechos fundamentales de la Unión Europa son interesantes porque son declaraciones de las organizaciones, a cuyo objetivo se encomiendan. Loable y totalmente defendible.

simpsonsblackboard2

La deducción más clara es la del donut

Pero creo que cuando hablamos de nuestro dinero, somos nosotros los que debemos ser los primeros en vigilar ese dinero y tratar de que produzca lo más posible. Cuidado, que esto no significa ser temerario en la consecución de rendimientos. Me refiero a conseguir sacar el máximo con un adecuado nivel de seguridad, entendiendo por tal seguridad en los términos en los que la definiría Benjamin Graham.

El caso es que considero que los inversores tenemos todos unas obligaciones para con nuestro dinero, ya sea para poderlo disfrutar de mayores, asegurar nuestra pensión, dejarselo o las hijos o donarlo a alguna ONG que funcione bien (ojo que esto no es tan fácil como parece). Y es que esto no son derechos, señores, son obligaciones. Porque la falta de diligencia con el dinero se paga bastante cara, y es que lo pierdes (todo o parte).

Por ello, en este post, pretendo hacer una lista abierta de cuales son esas obligaciones. Para mí, la verdad es que es relativamente sencillo, teniendo en cuenta que soy fiel seguidor de Francisco García Paramés, Warren Buffet, Bruce Berkowitz o Benjamin Graham. Y es que estas obligaciones incorporan algunos de los principios de esas personas que he citado. De hecho, algunos les resultarán familiares a los avezados lectores del blog:

  1. No pierdas dinero.
  2. No olvides la primera regla.
  3. Que las dos reglas anteriores no te hagan caer en la complacencia y la vaguería de no informarte. ¡No te metas en el plazo fijo de cabeza!
  4. Infórmate de los productos que te ofrece tu banco, agencia de valores, o asesor de confianza, y compáralos con los de la competencia. ¿Donde está el aspecto feo (o los aspectos feos, que pueden ser varios)? Ya sabes que lo feo nunca se cuenta, así que tendrás que indagar. Y siempre hay algo muy feo. ¿A que no te lo han contado?
  5. Consigue información que te permita formarte un juicio adecuado. Si gastas 2 semanas en ahorrarte 100 euros para irte al Caribe, ¿No deberías tirarte al menos 1 mes (o 2) investigando sobre lo que vas a hacer con tu dinero?
  6. Las cosas que te den hechas es para que las compres sin más. Hazte tus propias inversiones, aunque para eso deberás haber profundizado mucho en las reglas 3, 4 y 5. ¿Estás dispuesto a trabajar para sacar más a tu dinero? Ojo, que nadie entienda esto como que se compren activos de forma directa (muchas veces es mejor la compra indirecta, por medio de fondos).
  7. Si crees que todo lo anterior te excede, contrata un profesional al que pagues por asesorarte. Si. Que le pagues. Y que él te cobre. Te saldrá baratísimo. El asesoramiento gratuito está viciado. Esto es especialmente difícil de entender porque la gente rechaza pagar por hacer algo que siempre le han ofrecido “gratis”. Aunque gratis sólo están los abrazos de tu madre. Porque lo que te ha parecido gratis seguro que lo has pagado. Aunque no seas consciente de ello.
  8. ¿Estás seguro de lo que vas a hacer? Si no es así, reparte y haz varias inversiones. La diversificación ayuda a reducir riesgos, pero como bien dice Berkowitz, hace que se pierdan oportunidades excepcionales. Nuevamente, el conocimiento es crítico para salir airoso. Esta obligación la incluyo por si te sientes inseguro al hacer las cosas. Pero si tienes las cosas claras, concentra (Si concentras, acuérdate de los principios básicos del value investing).
  9. No le pidas consejo de tus finanzas al cuñado que trabaja en Telefónica o al primo que es cajero en Caja Bank. Generalmente, mucha gente que, aparentemente conoce del tema financiero, tiene ciertas nociones pero no tiene más que algunos conocimientos genéricos de los mercados financieros. Y de la gente que trabaja en banca…. cuidadín, que hay mucha rana. A lo mejor te puede asesorar mejor un albañil que esa persona que lleva 30 años en Banco Sabadete. Vuelta al punto 4, 5 y 6. Y de verás, si te da pereza, vete directo al 7. Pero no por ahorrarte unos duros o el tiempo que te lleva la investigación vayas a liarla parda con tus ahorros.

Y de momento, eso es todo. Pero por favor, es una lista abierta. Si alguno de los lectores teneis alguna idea, por favor, estaré encantado de añadirla (o revisar las que he puesto).