Los fondos de inversión siempre han sido la mejor forma de inversión a largo plazo. Pero que duda cabe que son como la vida misma, y es que aunque hay muchos, hay bastante mediocridad. De ahí que a veces seleccionar uno concreto tenga bastante de arte, porque requiere bucear mucho y tener cierto nivel de conocimientos que, o eres un friki del tema o te pueda pasar inadvertido.

sicav-espana23

Los fondos son como las plantas… Selecciona tu cartera, cuídala y déjalos crecer.

 

Una intro al mundillo

Dentro de los fondos tenemos distintas categorías. Digamos que las grandes categorías son Monetarios, Renta fija, mixtos, de renta variable y otras categorías (como retorno absoluto). A su vez, estas grandes categorías podemos desglosarlas en nuevas subcategorías. Dentro de los monetarios tenemos fondos monetarios con duraciones medias más cortas y monetarios con duraciones más largas (hasta 1,5 años). Esa duración hará que sean más rentables, pero también más volátiles. Para complicarlo más, esos monetarios se subdividen en divisas: Pueden estar denominados en EUR, USD, GBP, CHF, JPY….. Y eso que sólo hemos empezado con los monetarios. En Renta Fija nos ocurre lo mismo. La gran diferencia entre unos fondos y otros vendrá determinada por la duración de la cartera, que supondrá mayor o menor volatilidad y rentabilidad (sin olvidar el riesgo). También pueden estar denominados en diferentes divisas.

En los mixtos, ya encontramos de todo: Se podrán llamar mixtos de Renta Variable (RV) si tienen una ponderación de la bolsa superior al 50% y mixtos de Renta Fija (RF) si esta ponderación de bolsa es inferior al 50%. Pero aquí ya podemos ver de todo: Mixtos que emplean duraciones en las carteras cortas (para aprovechar la liquidez y poder invertir más en bolsa ante bajadas fuertes del mercado), mientras que otros gestionan duraciones más largas o incluso duraciones dinámicas, según el momento del mercado y de acuerdo a la opinión del gestor….Y en la parte de RV lo mismo: Unos que se decantan sólo por RV sectorial, o de países concretos, o áreas económicas concretas. Las posibilidades son múltiples y dependen de cada gestor. Las combinaciones son impresionantes. Y en los de Bolsa pura ya nos encontramos de todo: RV sectorial, RV de un área económica, RV de un país concreto o de una serie de paises concretos que no tienen porque ser un área económica (como los BRIC), RV global, RV emergente, y un largo etc.

Lo cierto es que la catalogación es inmensa, y de hay que basta ver cómo la conocida morningstar tiene tantas y tan diversas categorías de fondos. En su buscador podemos seleccionar más de 200 categorias de fondos distintos, lo que da buena idea de la diversidad de fondos que podemos encontrar.

 

Y luego están los compartimentos…

Por si todo lo anterior no era suficiente, además es muy habitual ver en fondos de inversión, especialmente en los extranjeros, aunque cada vez más en los nacionales, como hay diferentes clases o compartimentos de un mismo fondo, a los que se les aplica gastos distintos. Esto es bastante lógico, ya que no se pueden aplicar los mismos gastos a quien invierte 600 euros que al que invierte 50.000 o 1 millón. Como en cualquier cosa, cuanto más compres, más barato te sale. No sólo es lógico, es que es de cajón.

De ahí, que el total de fondo que hay en España para su comercialización (más de 10.000), se disparan hasta los 30.000 si contamos las diferentes clases o compartimentos comercializados. Todo un supermercado financiero. Aunque bueno, si nos vamos a Luxemburgo podemos alcanzar la cifra de más de 100.000 fondos o clases comercializadas en ese país. Pasamos del supermercado financiero al hipermercado financiero. Y si ya nos vamos a otras jurisdicciones, el universo de potenciales inversiones se dispara, como puede ser el caso de EEUU.

 

Entremos en el tema de los gastos

En los fondos monetarios, la comisión, especialmente con estos tipos tan bajos, es crítica. Es la que marca la diferencia entre ganar poco o que incluso puedas perder (poco o mucho). La verdad es que en este tipo de fondos poco puede hacer el gestor por elevar la rentabilidad, por lo que una baja comisión es esencial.

En los de Renta Fija ya empieza a habar diferencias, y es que la mano del gestor empieza a influir. Bien sea por su habilidad para moverse en la curva de tipos, el tipo de activos que use para invertir, aquí si podemos encontrar diferencias importantes entre unos y otros.

Pero la categoría “reina” en la que las diferencias pueden ser ya muy pronunciadas es en la de renta variable. En primer lugar, porque aquí puede haber comisiones (+gastos) que alcancen niveles del 3% sin esforzarse mucho. Pero también porque puede haber fondos que sean un absoluto robo a sus partícipes, al no aportar valor alguno y ser auténticos succionadores de comisiones. Aunque también nos encontramos fondos cuyo desempeño es difícilmente replicable a plazos largos (a partir de 5 años).

Y es que la selección en los fondos de bolsa es realmente importante porque aunque los gastos que se aplican al fondo son altos pueden estar justificados si los resultados son igualmente altos. El tema es que el universo de inversión resulta enorme y muy amplio y un pequeño inversor difícilmente puede acabar invirtiendo de forma adecuada si no tiene un asesor especializado que le aconseje de forma adecuada.

Un universo bastante amplio

Los fondos de inversión son una herramienta muy potente de inversión, quizás la mejor, pero debemos tener cuidado de seleccionar los fondos adecuados e invertir con cabeza. Hay aspectos esenciales en la inversión en este tipo de productos que nos darán el éxito, como la templanza o actuar contracorriente. Pero eso exige una cierta disciplina. O la alternativa, que es dejar ahí que todo “fluya” sin más. Ni meterse a tocar las narices.

El cliente que tiende a ver todos los días que pasa con su fondo es carne de cañón. Porque al final va a hacer lo que no debe y acabará siendo su peor enemigo. Lo peor de todo es que estoy ya cansado de ver a la gente cometer los mismos errores, que reiteran una y otra vez. Pero es imposible de cambiar a la gente. Aunque te esfuerces por explicar todo de la mejor forma, sólo un cambio de la actitud de los clientes les permitirá a estos tener éxito en las inversiones. Y es que la paciencia ya se sabe que es una virtud… poco frecuente.