Inversor despistado

Un blog de finanzas para gente normal

Los pagafantas financieros

Más o menos todos sabemos lo que viene a ser un pagafantas. Pero entre sus acepciones, me interesa especialmente una, localizada en Wiktionary:  “Se dice de aquel que actúa para agradar a otro, no atendiendo a su propio beneficio, a la espera de alguna retribución improbable en el futuro. Tonto útil“. Ese “tonto útil” no es otro que el inversor poco espabilado y encomendado a los cantos de sirena de los vendedores de humo.

Desde esa perspectiva, está claro que ya estamos centrando mucho el debate de que es un pagafantas financiero. Y es que en este caso me quiero referir a aquellos inversores abducidos por la típica persona de carácter mediático, que, a pesar de sus conocimientos financieros (que pueden ser mayores o menores) nos ofrece un brindis al sol en toda regla y el inversor, ya abducido por todas las cosas maravillosas del telepredicador, se entrega a sus brazos sin mayores consideraciones, en espera de que su salvador le haga ganar el oro y el moro. Aunque el que ganará el oro y el moro no será precisamente el pobre inversor.

¿A qué viene esta entrada?

Pues muy sencillo. Hace cosa de un año y medio me viene una cliente toda convencida de invertir en un fondo de inversión que iba a estar asesorado por una determinada persona, muy mediática, con ciertos conocimientos de la operativa en bolsa y ya está. Uno de esos magos de la operativa de trading, esas cosas que me hacen ser muy escéptico. De hecho, ya le comenté a la enfervorizada cliente que es muy probable que no ganara mucho dinero. Ante tanto fervor, el peligro estaba cantado.

Me comentaba que el gestor les iba a hacer operar “en tiempo real” con el fondo sobre el mercado, y que, gracias a ello, iban a seguir al mercado en cada instante preciso, como que con ello, anticiparan lo que iba a hacer el mercado. Además, como ella le conocía a él, al gestor, podía ver de qué forma se operaba en todo momento, comprando y vendiendo activos. Incluso les hacía de vez en cuando demostraciones de como operaba con el terminal de Bloomberg. Esas son el tipo de cosas que a los neófitos les hacen perder la consciencia. Claro, porque al final, la gente piensa que la bolsa pasa a ser un mega casino, con tanto colorín y tanta subida y bajada que parece todo muy fácil.

Pues bueno, el caso es que gracias a ese tracking tan perfecto que iba a conseguir el gestor, que incluso implicaba anticiparte a los movimientos de corto más rabioso, estaba claro que el cliente iba a ganar un fortunón. Aunque eso sólo fallaba una cosa: Queda muy bonito de contar, o de explicar en el plano teórico, pero en la práctica eso es imposible. Perdón, es altamente improbable (recordemos que estadísticamente todo es posible).

Es más, lo más probable es que con una operativa tan intensa lo que acabes haciendo es generar una brutal tanda de comisiones al bróker y tú, el cliente, te quedes a dos velas. Así que, ¿Quién hace negocio? ¿El gestor, el bróker del fondo o el cliente? Claro está, que los dos primeros si hacen negocio. El tercero, está por ver si lo hace. Ese es el pagafantas financiero.

No hay nada nuevo bajo el sol

Hace ya 6 años se creó un fondo de inversión libre, en Renta 4. En aquella ocasión, contacté con el propio gestor para informarme, porque ofrecía unas cosas muy bonitas para ser ciertas. Sí, eran demasiado bonitas. El gestor decía que él iba a estar largo en una serie de fondos de determinados gestores estrella, en los que además iba a concentrar casi toda la inversión, cosa que si es posible cuando hablamos de fondos de inversión libre.

Hasta aquí, nada nuevo, porque eso lo puedes hacer tu directamente y te ahorras las tarifas del fondo intermedio. El “valor” que aportaba el fondo de inversión libre era que el gestor iba a emplear futuros y CFD´s para ponerse largo sobre los índices o corto tan pronto como el mercado se diera la vuelta, de tal forma que, cuando el mercado subiera, el fondo libre subiría más que la cartera de fondos que tenía, pero cuando el mercado bajara, el fondo quedaría estable, sin bajar, gracias a la rentabilidad que le aportarían los cortos, que compensarían las pérdidas en los fondos en los que estaba invertido.

O sí, “que potito”, como diría Millán de Martes y Trece. Demasiado bonito. Era tan bonito que le pregunté al gestor, “Oye, ¿Y tú como vas a poder anticipar la tendencia de mercado en el corto más rabioso?” Pregunta tonta e inocente. Pues nada, me dijo que él iba a estar pendiente del mercado, como un “trader”, todo el día, para variar la cartera tan pronto como ocurriera algo, variando la posición en CFD´s y futuros, ya que estos instrumentos permiten una operativa muy rápida.

Era Marzo de 2011. Luego vino el verano, uno de los más movidos de los últimos años, con bajadas de mercados fulgurantes. Y sí, debía de estar muy pendiente, pero de otras cosas, porque le pilló la bajada, y sin cerrar las posiciones largas de derivados, lo que hizo que la bajada de su fondo fuera mucho más fuerte que la de los fondos de su cartera. Si, el palo fue de los que hacen época. Bajó casi el doble que el mercado. Y tras el susto, pues lo que hacen los malos inversores: Se salió parcialmente del mercado tras el palo. El fondo ya no se recuperó nunca más, y a los pocos años, se liquidó. Lo peor debió ser para su familia, porque me dijo que tenía invertida a su familia en el fondo… Peor aún.

Pues de esos hay un montón

Sí, los vendedores de humo son así. Te dicen que nadie va a hacerlo mejor que ellos, porque son los más listos. De hecho, yo siempre en estos casos, la pregunta que me hago es que, si ellos son tan listos, ¿Por qué no se centran en gestionar su propio patrimonio para forrarse y así no tener que trabajar y poder dedicarse a viajar por ahí o a trabajar para ONG´s? Pues sencillo. Porque venden humo, como otros muchos.

El caso es que, retomando la historia de mi cliente, que invirtió en el fondo este tan “brillante”, y, de hecho, creo que lo hizo a ciegas, ya que tenía más fe que otra cosa, parece que no le ha ido muy bien. De hecho, a fecha de hoy, el inversor que se haya metido en este fondo de inversión, lanzado con esta política de gestión en Mayo de 2016, ha perdido un 3% en total, a pesar de ser una magnifica temporada de mercados, desde Mayo de 2016 hasta hoy, Octubre de 2017. Cualquier fondo de Bolsa española pura, como es el caso que nos ocupa, ha ganado un dineral. Este fondo, de carácter global (aunque al final es de bolsa española) y con perfil de riesgo 7, pierde dinero con un mercado alcista. ¿A que huelen las nubes? ¿Qué hace este gestor? Cosas que debe tener la fama.

El fondo del gestor estrella acumula una ganancia del 9% en 2016 y, ojo, una pérdida del 11% en 2017. Vamos, el resultado neto es que los sufridos clientes del mismo pierden un 3% desde que se lanzó. Si observamos cualquier fondo de Bolsa española, veremos que los resultados no se parecen en nada. Por ejemplo, vamos a empezar por los más “negados”. Tenemos el Mediolanum Small&Mid Caps, que sólo sube este año 2017 un 2%, o el Abante Spanish Opportunities, que sube un 5%. Y de las estrellas, como el Santander Small Caps España, sube un 26%, o el Alpha Plus Ibérico, un 25%. En este “difícil” entorno de mercado, el fondo del gestor estrella pierde un 11%. ¿Cómo te explicas tú tanta pericia? Son las estrellas estrelladas.

He tenido que visitar la CNMV para localizar el informe periódico, ya que no lo publican en la web… y he visto que el bróker que le hace las operaciones les ha venido a cobrar algo más del 0,5% semestral del importe del fondo en gastos. Ummmm… Si sumamos la comisión del fondo del 2%, más casi el 0,10% de depositaría, más un 1% anual largo por operaciones de compraventas nos vamos a un TER superior al 3,10% y posiblemente, próximo al 3,20%. ¡Sí! aquí tenemos quién gana con este invento. ¡Acabamos de aclarar quien es el pagafantas! ¡El cliente! Este fondo es una auténtica vaca lechera para la gestora pero también para el broker.

Conclusión

Realmente, en el mercado, es muy habitual encontrarse fondos que ofrecen esto: Nada. Lo peor es que, como siempre, hay clientes que se dejan abducir por cosas que nada tienen que ver con los conocimientos, la pericia, la experiencia, sino por discursos medianamente bien construidos, pero vacíos de contenido. Es ahí donde, como siempre, la falta de cultura financiera, hace que muchos clientes acaben convertidos en pagafantas financieros.

Una pena, teniendo en cuenta que hay tantos buenos gestores y con tan buenas ideas en el mercado, que al final, te da pena que haya gente que acabe así. Pero como siempre digo, cada cual tiene que vigilar su dinero. O contratarse un asesor si no sabe…. Si no, pasan luego estas cosas.

Anterior

El sector bancario español, en pleno cambio

Siguiente

La próxima crisis vendrá de la deuda

2 Comments

  1. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Me imagino que el nombre del gestor empieza por j…..
    Casualidades de la vida, el otro día paso por mi trabajo y le estreche la mano, muy amable y simpático, todo hay que decirlo. Posteriormente me puse a investigar un poco sobre él, y me di cuenta rápidamente que solo vende HUMO. Por decirlo suave

    Un saludo

    • Inversor despistado

      El caso que planteo es uno de tantos…. Hay mucha gente que se deja seducir por lo que siente, no por el conocimiento técnico, el perfomance y todos aquellos elementos que nos pueden permitir determinar si un fondo es bueno o es malo. En este caso, planteo un fondo muy concreto, pero hay otros muchos. Prefiero no decir el nombre, aunque los datos identificativos están ahí…. El caso es que nadie te puede decir que, gracias a lo bueno y lo listo que es, va a conseguir ser el más listo del mercado y ganar para tí el oro y el moro. Mentira. De hecho, al final, acaba atrayendo a un perfil de público que es muy ignorante financieramente hablando. Y los sangran a base de bien, comisión para arriba y para abajo. Eso es lo triste. Pero bueno, por eso debemos ser diligentes con nuestro dinero y estudiar donde invertimos. Un saludo,

Deja un comentario

Desarrollado con WordPress & El INVERSOR DESPISTADO