Esto del buen gobierno corporativo es un tema que, en el plano teórico, resulta muy interesante, al intentar proteger los intereses de los minoritarios, que en muchas ocasiones, son los accionistas mayoritarios de las compañías. Sin embargo, las empresas, cada una forma una especie de microcosmos, con sus cosas buenas y malas, y lo cierto es que no hay dos empresas iguales, aunque algunas, especialmente las grandes del Ibex 35, tienen características perniciosas comunes.

D

¿De que va esta reunión? Si parece una reunión de amiguetes

¿A que me refiero? A la adopción de los códigos de buen gobierno de forma plena. Muchas los han ido retrasando, y casi todas han hecho una interpretación del código de buen gobierno bastante torticera, por no decir que ha sido una adopción “personalizada”, es decir, protegiendo los intereses económicos, personales, de poder u otras consideraciones de los consejos de administración o de algunas personas claves de los mismos. ¿Para que? Para mantener el poder aparentando que se adoptan las normas de transparencia e independencia. Pero no. Muchos consejos finalmente han adoptado unos consejos que han hecho perder sentido a la norma legal. Y es que las normas, como sabemos, aceptan interpretaciones. Sin embargo, lo que es claro es que la norma de buen gobierno responde a un espíritu. Si violas ese espíritu, estás cargandote la norma. Eso sí, luego te gusta presumir de lo respetuoso que eres con el pequeño inversor al haber adoptado la norma, aunque te falte puntualizar que “a tu manera”.

Una caso flagrante del uso pernicioso de las normas de buen gobierno está en el nombramiento de “independientes”. ¿Desde cuando es independiente un amigo del presidente o del consejero delegado? ¿A Vd. le gusta reirse de los accionistas o es que les da igual lo que opinen? Pero lo curioso es que es algo habitual en los grandes del IBEX. Y casos hay a patadas. En un gran banco, recientemente, han nombrado como independiente a la presidenta de una empresa de bebidas. Curiosamente, la presidenta de este banco ha sido nombrada asesora de la empresa “matriz” de esa empresa de bebidas. ¿No es un cambio de cromos? Pero hay tantos y tantos casos. En unos días veremos la junta de accionistas de un banco muy popular, que va a nombrar consejos independientes a 3 personas estrechamente vinculadas al banco y a sus sociedades afines. ¿Son independientes? Si es que vamos de ser muy decentes y muy limpios, pero al final, no es más que de cara a la galería.

¿Cómo se van a molestar los consejos de administración en meter a gente que les pueda exigir un cambio en las políticas? Porque el que manda sólo quiere seguir mandando y mateniendo su poltrona. Sin embargo es curioso como en este mercado, en la bolsa española, fuera del IBEX, hay muchas empresas que no presumen de consejeros independientes y van como un tiro, ganando más cada año, consolidando sus posiciones, haciendo ganar más a sus accionistas… En silencio y sin canturrear a los cuatro vientos si tienen o no independientes. Demostrando que lo que les importa realmente son sus accionistas y la generación de valor a largo plazo. Muchas de ellas, tienen a sus consejos con fuertes posiciones en el accionariado. ¿Alguien sabe que porcentaje de las acciones controla el consejo de Barón de Ley, Miquel y Costas y otras empresas ejemplares en la ejecución de sus políticas de largo plazo? Por eso, en las grandes del IBEX, los consejos de administración controlan un porcentaje pírrico de la empresa y quieren dar la imagen de tener a independientes que justifiquen su mal desempeño. Es para excusarse. De todas formas, también en el IBEX hay alguna excepción (si, evidentemente Inditex es la más clara).

Cuando confias tu dinero en una empresa no quieres excusas. Quieres resultados. Por eso suele ser importante saber si en una empresa hay socios de control, porque ellos harán la labor de vigilar de cerca tu dinero. Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta (Bueno, o fiestón). Eso sí, con tu dinero. Y el problema es que en empresas grandes, realmente el pequeño inversor poco puede hacer para ser escuchado. Por eso, si compras algo así, tienes que tener claras las razones de comprar una empresa en la que los supuestos consejeros independientes no son nada independientes, ya que al final, resulta que todo el consejo de administración es interdependiente, o sea, nada independiente. Vaya desastre. Esto no ocurriría en EEUU, donde a más de uno ya le habrían demandado, y con razón. Mercado cañí en plenitud de facultades.