La transformación que traerá Mifid II será fundamental. Y traerá grandes variaciones para todos los agentes de mercado. Vamos a comentar algunos aspectos relativos a los diferentes participantes en el mercado ante este cambio disruptivo. Como en todos los cambios que suponen una modificación de la estructura de mercado, hay agentes que serán claros perjudicados, mientras que otros serán los beneficiados. La transformación cambiará el modelo de negocio de banca privada, pero también, el de banca personal, y en general, el de la industria financiera.

oracion2

Yo sólo quiero que se quede MIFID 1

Los empleados de las entidades financieras.

Si, los empleados ya pueden ponerse las pilas, porque ahora ya no vale cualquiera para asesorar e informar a un cliente sobre inversiones. El que realice estas tareas debe alcanzar un determinado grado de cualificación, en el que las acreditaciones de EFPA serán claves. ¿Esto es  nuevo? No. Esto ya se sabe desde hace años, pero nos encontramos con que la mayor parte del sector financiero se ha hecho el sueco… Total, que más da. Mientras se venda, aunque sea mal, para que cambiar.

Y es que muchos de estos empleados deberán irse preparando para obtener las correspondientes acreditaciones, y ojo, que no se sacan de hoy para mañana, ya que suelen llevar bastante tiempo, porque contienen bastante material para preparar. Se acabó eso de la vida funcionarial de muchos bancarios dedicados a coger polvo en su puesto de trabajo.

 

Las entidades financieras.

Porque ahora el cliente podrá valorar como es el servicio percibido, lo que cuesta y podrá comparar con otras entidades y con nuevos jugadores que están surgiendo y que van a surgir. Y es que esto es un cambio que afecta de manera frontal a su estructura de márgenes. ¿Cómo asumir que puede haber nuevos competidores al saber el cliente donde gana el banco el dinero? Contra esto, las entidades sólo tienen una alternativa: Competir en calidad de asesoramiento y transparencia. ¿Cuantas se han preocupado de la formación de sus empleados? Nadie. Y es que ahora se estima que aproximadamente 60.000 asesores deberán pasar por estos filtros. A muchos les va a costar un triunfo volver a estudiar…. Y las entidades, a lo suyo.

 

Los nuevos jugadores.

Estos si que les interesa la implantación de MIFID II porque les va a permitir abrir brecha en el negocio financiero. Y no sólo me refiero a empresas fintech, sino también a roboadvisors o a profesionales independientes. Estos serán los agentes que afrontarán a las entidades, compitiendo de diferente forma: Por precio, en calidad de servicio, por oferta de productos, o con una oferta diferenciada y muy personalizada. Incluso cabe una combinación de esas alternativas. Pero la esencial será la calidad de servicio, donde podrían ser auténticamente mortales para las entidades financieras. Sobre todo para las más grandes.

 

Las gestoras de fondos de inversión.

Muchas gestoras de fondos de inversión ven en MIFID II todo un problema al destaparse todo el tema de retrocesiones. Y es que muchas gestoras de fondos no cobran caro sus productos (aunque sean malos) pero dan demasiado dinero al comercializador por fondos de media castaña. Y eso les obligará a comenzar a competir, especialmente con fondos indexados, auténticas bestias competidoras de la mediocridad de muchos agentes de la industria.

En este aspecto, otras se verán beneficiadas, ya que hay gestoras, generalmente las no vinculadas a grupos bancarios (aunque no siempre) que verán como sus productos mejoran en visibilidad de cara a la competencia que traerá la norma europea.

 

Los agentes financieros.

Este es un colectivo especialmente heterogéneo, ya que tienes a auténticos profesionales pero también te encuentras personal sin apenas cualificación dedicados a la venta de productos financieros de alguna gran entidad. El resultado de la implantación de MIFID en este segmento dará resultados de lo más heterogéneo. Que duda cabe de que a una parte, aquella más profesional, podrá tener una clara ventaja competitiva, por la vía de la calidad de servicio.

 

Las EAFIs

Puede que sean otras de las grandes beneficiarias. Después de todo, MIFID II lo que viene es a aclarar las estructuras de gastos que paga el cliente, aunque el cliente no lo sepa. Aunque está todo por ver. Ya se están viendo a muchas EAFI convertirse en gestoras de fondos o en sociedades de valores, lo cual, no deja de ser algo mucho más flexible y que les permite mejorar su posición de negocio, ya que en España, los asesores independientes las pasan canutas por la falta de comprensión del pequeño inversor, que no comprende que el asesoramiento bueno cuesta. Y como está habituado a percibir “falso asesoramiento” gratis, pues está totalmente confundido. Luego claro, vienen los destrozos.

 

Los clientes

Los clientes deberán darse cuenta de que están pagando por un servicio. No es algo nuevo que aparezca de la noche a la mañana. Ya lo hacían antes. La diferencia es que ahora serán conscientes del coste que asumen y la gran diferencia es que podrán cotejar quién les convence más. Llegará así a la competencia por calidad de servicio y atención. Porque muchos clientes piensan que el asesoramiento ofrecido actualmente es gratis, aunque en realidad tiene coste pero el cliente no lo percibe. Y eso hace que no elijan al asesor por calidad de asesoramiento sino por simpatía o por el mero hecho de no cambiar.

 

Y sólo nos falta hablar de la CNMV

El mítico organismo supervisor ha dicho que exigirá a los agentes de mercado las directrices de ESMA -la Autoridad Europea de Valores y Mercados-, en cuanto a formación del personal, como podemos ver en fundssociety. Los mejor es que ESMA publicó las directrices el 22 de Marzo y las líneas de la CNMV todavía no parecen muy claras. Vamos, que te pueden decir aquello tan famoso de Aznar de “estamos trabajando en ello”.

 

No se sabe a que debe estar esperando el organismo, al menos para empezar a dar indicaciones claras y comenzar a exigir a los agentes de mercado que se preparen para estar listos en el momento de la entrada en vigor de Mifid II. Entiendo que el organismo está realizando meditación que le impide dedicarse a estos asuntos de forma decidida. O quizás están muy entretenidos con los mystery shoppers y las visitas a entidades financieras.

 

Mucha gente atenta al asunto

Como no puede ser de otra forma. Todos los agentes de mercado están esperando a ver de que forma se adopta MIFID 2 en España, y no es para menos. Desde muchas entidades, que ya están haciendo grupos de presión para que la implantación sea totalmente descafeinada, a asesores que se están preparando para competir en un entorno nuevo. Aunque también es cierto que, aunque el cambio será radical, las cosas no cambiarán de forma dramática de la noche a la mañana. Pero a medio plazo, y me refiero a un plazo de 5 años desde la adopción, habrá un cambio sustancial en el mercado.