Parece que el Santander comienza a concretar (bueno, por así decirlo) las cifras del ajuste. Parece que de momento, habla de 1.200 empleados y otros 500 en servicios centrales. Pero sigue sin concretar todo. Claro, ¡Nos olvidamos de las bajas vegetativas! Toda empresa  tiene bajas motivadas por el normal desarrollo de la gestión de recursos humanos. Hay gente que se jubila, gente que se marcha por su cuenta, otros que los despiden,…… Esas bajas vegetativas, y de las que no se habla, en una entidad como Santander vienen a rondar los casi 1.000 empleados por año. Una cosa: Hablamos siempre de España, no del resto de divisiones internacionales del grupo.

22-14-rebaño-foto

¡Todos detrás de Ana! ¡Que nos toma la delantera!

Santander: Mostrando el camino a seguir

Bueno, pues sí. Parece que comenzamos a enseñar el camino a seguir por toda la competencia. Y de forma irremediable. De decir que iba a cerrar 450 oficinas y a abrir 1.000 ahora ya se habla de la bajada de empleados. Con las primeras cifras que ha dado la entidad, tenemos 1.700 bajas, y si le sumamos las vegetativas, para los próximos 3 años podríamos hablar del orden de 4.700 bajas (considerando que las vegetativas son del orden de 1.000 anuales). Era algo de esperar, como ya avanzaba la semana pasada en este mismo blog. Una cosa, todavía no han dicho nada de las bajas vegetativas, y seguro que de esas ni hablarán. Al tiempo. Finos, finos. El mejor estilo Santander.

 

Y mientras tanto, el resto empieza a seguirle

No falla, siempre hasta que el Santander no da el primer paso, el resto aguanta lo que haga falta aunque sufran incontinencia severa. Ya vimos lo que tardó Caja España en anunciar el ajuste. Pero posteriormente ha anunciado BBVA que seguirá los pasos, con un recorte a largo plazo de gran alcance, aunque no ha puesto fechas, su objetivo pasa por reducir a muy largo plazo su red del orden del 70%, hasta quedarse con unas 1.000 oficinas.

Hice otra previsión y es que La Caixa no modificaría su estrategia de dejar las oficinas tal y como estaban. La Caixa ya ha cerrado varias oficinas por la compra de otras entidades, pero quiere mantener la cifra de oficinas previa a la primera consolidación del sector, es decir, quiere mantener más de 5.000 oficinas,las mismas que ya tenía en 2008. Sin embargo, su estrategia es radicalmente diferente: Quieren dejar las oficinas para dar una atención personalizada, buscando la venta por medio del contacto personal de forma intensiva. Si lo prefieres con otras palabras, la Caixa opta por esta estrategia a fin de dejarte “vestido” de productos. Por eso en la empresa a sus empleados los llaman vendedores. Una especie de El corte inglés en versión financiera, pero más agresiva, mejor formada y con más medios.

 

¿Y los que no saben / no contestan?

Pues también los tenemos. Bankia no ha dicho ni pío, aunque es cierto que ya ha hecho un ajuste importante en 2012-2013 y por eso actualmente es la entidad más eficiente de España. Pero siguen faltando dos entidades de las grandes, como son Popular y Sabadell. Popular no ha dicho nada, aunque sigue con la estrategia de cierres progresivos y bajas vegetativas, con contratación mínima de nuevo personal. Por eso Popular sigue reduciendo poco a poco su red de oficinas. En 2015 no ha reducido mucho personal, ya que sólo ha habido unos 20 empleados menos, y ha sido el año en que ha limitado esas bajadas tanto de personal como de oficinas.

Sabadell está entretenido con la integración del banco en el Reino Unido, ya que ha disparado sus cifras de empleados y oficinas por esa integración, que también se ha traducido en un empeoramiento de las cifras de eficiencia. No obstante, camina también, como el resto del sector, hacia una reducción de oficinas y empleados, lo que pasa es que, al igual que Popular, lo hace de forma silenciosa.

 

Los siete enanitos siguen muy atareados con sus cosas

Es decir, unos buscan capital ASAP (As soon as possible, o si se prefiere, con gran ansiedad) y otros se están poniendo a tiro de OPA. Como comentaba en otro de mis post, los enanitos están con otros problemas encima. Recientemente, hemos visto artículos al respecto. En el caso de Ibercaja, hace poco Cinco Días se hacía eco de cómo la entidad está desesperada en busca de capital, que necesita, sin más, antes de 2018. Y es que busca a alguien que le suscriba unos CoCo´s, porque hay que tener valor para comprar Coco´s de entidades que creen que valen mucho más de lo que el mercado está dispuesto a pagar por ellas. ¿Por qué no sale a cotizar al mercado? Pues porque con las valoraciones con las que cotizan comparable como Liberbank tendría que cotizar a unas 0,35 – 0,50 veces valor en libros. Y ellos creen que su valor es muy superior. Así que la única salida posible es encontrar a alguien que te compre Coco´s, que para mí, son realmente feroces, porque la pérdida está cuasi asegurada, salvo que pague unos intereses descomunales (20% anual o así) y con conversión en acciones diferida al menos 3 años.

Y es que el único enanito proveniente de las antiguas cajas que actualmente cotiza, Liberbank, le han dado palos hasta en el carnet de conducir. Un artículo de El confidencial se hacía eco hace escasas fechas de esta situación. Liberbank cotiza actualmente a 0,38 veces valor en libros y es fácil que llegue más abajo. Hace dos meses la entidad ya llegó a cotizar a 0,34 veces valor en libros. Y podría, todavía, bajar más de esos niveles por los problemas estructurales que afronta el sector y Liberbank en particular, de los que el artículo menciona algunos de ellos. Y apunta a una dirección que llevo tiempo señalando en este blog: Que alguien compre y pague una prima del copón (por ejemplo, del 50%) y con todo, se genere un badwill (fondo de comercio negativo) tan espectacular que permita pagar todos los costes de reestructuración y todavía sobre dinero para mejorar las cuentas. ¿Por que os parece que Ibercaja no quiere salir a cotizar? Pues porque tiene miedo a estas valoraciones, pero es lo que hay (Claro, por eso se les ha ocurrido lo de los CoCo´s, para saltarse el tener que salir a los leones). Os recuerdo lo que dije el otro día, las antiguas cajas la única preocupación seria que afrontan es cómo quedarán los asientos de los consejos de administración, que saldrán cercenados. Evidentemente, un puesto en un consejo de adminsitración y es muy cómodo y nadie quiere perder el suyo. Parece evidente. Os invito a releer el post “Muchos estómagos agradecidos que colocar y pocos sillones a repartir“.

 

Ummm… Esto se pone interesante

Desde luego. Ya estamos con el gran ajuste bancario encima. Unos se están preparando para ponerse buen tipo (los grandes) y los enanitos intentado sobrevivir, aunque es cuestión de tiempo que acaben cazados. Así las cosas, los grandes, sabedores de estos temas, están sentados esperando que sus presas queden muertas por inanición. Mientras ellos, se ponen a dieta. En 2020, vaya cambio que habrá dado el sector. Sólo un enanito sobrevivirá (si el quiere, claro). El resto, al hoyo. Y los grandes, al bollo.