Si es que al final, es mejor dejar de procrastinar y centrarse en los problemas que divagar sin concretar. El popular tenía un problema, que eran los inmuebles. ¡Y al final lo ha reconocido! Con la mega ampliación de capital anunciada, el banco parece que centra algo el tiro en el gran problema que tiene que solucionar y que ha intentado postergar de forma reiterada, pero que ahora mismo, y más por necesidad que por devoción, se ve obligado a afrontar de forma urgente.  Pero creo que se pueden analizar algunos detalles interesantes.

Ron con cola

Procrastinando que es gerundio

Si es que con un problema en tu balance no puedes hacer como Rajoy: Esperar a que se solucione sólo. Porque a lo mejor sí lo consigues (si tienes suficiente generación de beneficio) pero quizás tardes demasiado. Eso es lo que le ocurría a Popular. Cualquier analista sabe que el banco tiene una brutal generación de resultados, con uno de los márgenes más altos de toda la banca. Pero claro, el volumen destinado a provisiones es tan feroz que es imposible que se pueda ver toda esa capacidad de generación de beneficio. Lo que han venido haciendo es dotar mucho (y lo que les queda) para así ir “tapando” las dotaciones que otros ya han hecho. Pero el esfuerzo de dotaciones es tan titánico que resulta difícil hacerlo sólo de esta forma. Necesita ampliación para acelerarlo. Claro está, a costa del sufrido accionista.

Y es que las dotaciones del popular son escasas. Basta ver a otras entidades como BBVA o Santander, con dotaciones que vienen a rondar el 55%-60% del valor de los inmuebles. Sabadell supera también el 50%. En situaciones similares vemos a Caixabank, Bankia…. excepto Bankinter (que tiene dotados los inmuebles en balance al 42%). Bankinter es irrelevante porque el riesgo inmobiliario que tiene es ridículo y además, esa entidad no acepta cualquier inmueble como garantía, lo que le otorga un plus de calidad a esa cartera que no tiene el resto de la banca. Popular tiene unas dotaciones iguales al 38% de la cartera de inmuebles. Según su plan de negocio para la ampliación, este año dotará 4.700 millones y con ello, alcanzará un grado de dotación superior al 50% que impera en el sector. En definitiva, Popular estaba en pañales en cuanto a dotaciones. Y al final lo reconoce.

 

¿Y que pasó con el banco malo y los objetivos de venta de inmuebles?

Pues muy sencillo. Como todos sabéis, el banco había anunciado que en este ejercicio 2016 quería sacar 4.000 millones de inmuebles en balance, principalmente por medio de la venta a institucionales. Incluso pensó en la idea de crear un “banco malo”, como escisión de la propia entidad, con una cartera de inmuebles. Incluso consultó al regulador, que veía con buenos ojos la venta, pero claro, en ambas opciones había una cosa que impedía la operación: Las dotaciones de inmuebles. Porque las ventas a particulares, que han primado hasta la fecha sobre las ventas a institucionales, se hacen a precios muy superiores a los precios que se fijan para los grandes inversores. Acometer una venta masiva de inmuebles exige que estén dotados de forma adecuada para evitar nuevos impactos negativos contra el beneficio.

Y este tema estaba sin resolver. Además, ya se sabía que el banco estaba bajo la lupa del BCE por exceder el 12% de tasa de morosidad. Y es un secreto a voces que el banco quiere salir del radar del supervisor. Una rebaja de esa tasa implicará nuevas entradas de inmuebles en balance, por lo que se hace imperioso comenzar a achicar el agua. ¿De que forma? Comenzar ya la venta masiva, que no sólo permitirá un respiro, sino también se enviará un mensaje de que los inmuebles están suficientemente dotados y puestos en valor a precios de mercado. Lo cual, a fecha de hoy, no es así.

 

¿Y eso de la fusión con el Sabadell?

Resulta que ha habido muchas conversaciones, pero cuando los chicos del Sabadell comenzaron a ver los números, debieron de asustarse, según lo publicado en Expansión. Las dotaciones que faltaban eran colosales. Y como sería una fusión sin intervención pública, no habría EPA posible. Así que sería comerse un banco a pulmón. Ni aunque compraran a buen precio, lanzando la OPA con prima sobre la cotización, el badwill generado sería suficiente para cubrir el agujero. Aunque saques 4.000 millones de badwill, esto no deja de ser un mero apunte contable. Y luego vete tu a reestructurar y a despedir a 8.000-10.000 personas…. con el consiguiente coste de personal.

Y ahí reside para mí lo realmente importante de porque se ha llevado a cabo la operación: Parece que asusta un poco lo que se ve. Aunque también seguro que asusta las condiciones de los puestos que les habrán pedido los chicos de POP a los de SAB: Que si nosotros queremos la presidencia, que si tantos consejeros, que si …… Y los chicos del Sabadell se marcharon, porque el que pone dinero, manda. El comprado se tiene que ajustar a lo que manden los nuevos patrones.

Eso explica el porque los jefes del Popular están más que preocupados por garantizar el buen fin de la operación: Están con miedo. Es la única explicación para que hayan concertado un sindicato de nada menos que 14 bancos que aseguran la ampliación. Tiene que salir bien, porque el puesto les va en ello. Puro instinto de supervivencia.

 

¿La ampliación como oportunidad?

Este tema si que da para debate. Sobre la oportunidad que supone la operación para los no accionistas o aquellos accionistas que quieran ampliar la participación, depende. Y es que la operación conlleva riesgos de ejecución. Para mí, el principal riesgo de ejecución tiene que ver con la calidad de la cartera de inmuebles. ¿Estará suficientemente dotada tras esas nuevas dotaciones anunciadas? Esto sólo se verá cuando se comiencen a realizar ventas masivas y se alcance el compromiso de reducir un 45% la cartera de adjudicados a 3 años vista, compromiso muy exigente, teniendo en cuenta que le van a seguir entrando inmuebles en stock. ¿Realmente lo conseguirán?

Sin embargo, no es menos cierto que esta ampliación resuelve un grave problema de la entidad, aunque curiosamente, es un problema que ha creado el mismo presidente que actualmente dirige los destinos de la entidad. Yo me pregunto cómo es que sigue dirigiendo los destinos de la misma, cuando ha sido el causante de los problemas. El Popular es un banco con una gran capacidad de generar beneficio y un perfil de cliente muy interesante, especialmente la parte de empresas.

En cuanto a las cuentas del banco, me parece que son buenas si excluimos esas dotaciones, como ya ha comentado Iturriaga en varias ocasiones.El comenta que sí que tiene pensado acudir a la ampliación.

Pero creo que esto es un tema para el debate. ¿Que opinión os merece la ampliación?